Devocional 1 Timoteo 4:12-16

Escrito por el mayo 24, 2019

*No permitas que nadie menosprecie tu juventud; antes, sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, fe y pureza. Entretanto que llego, ocúpate en la lectura de las Escrituras, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don espiritual que está en ti, que te fue conferido por medio de la profecía con la imposición de manos del presbiterio. Reflexiona sobre estas cosas; dedícate a ellas, para que tu aprovechamiento sea evidente a todos. Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza; persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan.*

(1 Timoteo 4:12-16)

¿Cuál es el dilema en este pasaje? ¿Qué está siendo cuestionado? El propio Timoteo, su juventud y su autoridad para dirigir la iglesia en Éfeso, una comunidad asolada por la idolatría, la herejía y la inmoralidad.

Ahora bien, Pablo reafirma la autoridad de su discípulo y le transmite ánimo y dirección para llevar a cabo su tarea.

¿De qué depende la autoridad de Timoteo? ¿De su capacidad intelectual? ¿De su experiencia? ¿De su presencia física? ¿De sus dotes como líder?

Pablo nos muestra, al menos, tres elementos que hacen de Timoteo el pastor que Éfeso necesita:

  1. *Una vida piadosa*: Pablo le pide: *sé ejemplo*, de los creyentes. En lo que dices y cómo lo dices (palabra), en lo que haces (conducta), en tus relaciones (amor), en tu constancia y convicciones (fe), en tu lucha contra el pecado (pureza).
  2. *Una vida dedicada a la Palabra del Señor*: desde joven y de la mano de su madre y abuela, Timoteo ha aprendido a conocer del Señor, por Su Palabra. La autoridad de su enseñanza y su exhortación a la iglesia proviene de La Palabra.
  3. *Una vida que es respuesta al llamado de Dios*: Timoteo no ha sido elegido por Pablo, por los demás hermanos, sino que el Espíritu Santo ha puesto en él una vocación pastoral, el don de Dios (que los demás reconocieron).

El consejo de Pablo es: cuida de ti, y de la doctrina. Cuida tu testimonio, cuida tu enseñanza. Lo uno y lo otro van de la mano. Enseña lo que estés dispuesto a vivir. Como va a recordarle en su segunda epístola:

“*Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad.*(2 Ti 2:15)

Comportándose de esta manera, no solo Timoteo se ocupa de su propia salvación, sino que también es luz para toda la iglesia en Éfeso.

 

PARA PENSAR: ¿Estamos trabajando, como Timoteo, para llevar una vida piadosa (en palabra, conducta, amor, fe y pureza) que sirva de ejemplo a nuestros hermanos? ¿Es la Palabra de Dios nuestro alimento, lo que nutre nuestro pensamiento y nuestra visión del mundo? ¿Estamos respondiendo al llamado de Dios para nuestras vidas? Solo así seremos, no solo fieles hijos y siervos del Señor, sino bendición y edificación para su pueblo.

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

En Vivo

Transmitiendo desde Palacaguina, Nicaragua.

Canción actual

Title

Artist