RSR ONLINE

La Misionera del Aire NICARAGUA

Canción actual

Title

Artist

Programa Actual

Programa Actual


Razones por las que la iglesia primitiva sufrió persecución

Escrito por el noviembre 2, 2007

INDICE

 

  1. Por su poco interés de cumplir los designios de Dios
  2. No querían dejar su vieja fe
  3. No querían cumplir el mandamiento
  4. No había igualdad de origen

 

  1. Por el celo fanático Judíos
  2. El deseo de erradicar la secta herética
  3. El deseo de mantener la estabilidad política
  4. El deseo de mantener la estabilidad religiosa

 

  • Por negarse a participar en los cultos paganos
  1. Era un desafío al imperio
  2. Era un desafío a la religión oficial
  3. Era una creencia de carácter secreto y misterioso

 

  1. Por ser la forma de dar testimonio acerca la fe Cristiana
  2. Demostraba que el cristianismo era real
  3. Demostraba que Jesucristo era real
  4. Demostraba que Jesucristo es el único camino de salvación

 

Introducción

 

Todas las grandes organizaciones exitosas existentes de una u otra forma han tenido que sufrir o experimentar grandes dificultades en sus primeros pasos. Han nadado contra la corriente en un mundo competitivo y exigente que demanda los mayores estándares de efectividad, dedicación, adaptación, dirección entre otras. Extrañamente han sido estas piedras en el camino que le han permitido no solo reflexionar y crear mejores estrategias para salir adelante, sino que le han dado ese sello de presentación que les hace poseedores de una rica, accidentada pero exitosa historia.

 

Cuando recapacitamos como creyentes acerca de estas constantes nos lleva a reflexionar acerca de la Iglesia de nuestro Señor Jesucristo y nos impulsa a pensar si la Iglesia presenta algunos parámetros similares a los que se describen con anterioridad. Esto nos lleva a notar que en el mundo secular realmente pocas son las entidades que en verdad sobreviven a través del tiempo y que dichas dificultades a la postre terminaran siendo solo recuerdos del ayer cuando las mismas llegan a su fin. Pero, que de la Iglesia Primitiva con un historial increíble de más de 2000 años. Habrán sido las dificultades de provecho. Esto nos impulsa a preguntarnos el ¿Por qué la Iglesia Primitiva sufrió persecuciones? Sin duda alguna la respuesta a esta interrogante nos llevara a una comprensión amplia de cómo la Iglesia se ha sostenido por tanto tiempo.

 

Para estos, nos daremos a la tarea de examinar muy detenidamente todos los acontecimientos que ocurrieron en la historia de la Iglesia primitiva hasta la era de Constantino, que nos permitirá entender el porqué de las persecuciones en la Iglesia y el impacto que han tenido en el desarrollo y expansión de la misma a través de 20 siglos.

 

Este trabajo, sin duda alguna está dirigido a todo aquel amante de la historia de la Iglesia que este ampliamente interesado en comprender mejor este fenómeno a como ha sido llamada la Iglesia, tanto pastores, seminaristas, laicos e iglesia en general.

 

  1. Por su poco interés de cumplir los designios de Dios

 

  1. No querían dejar su vieja fe

 

La Iglesia había nacido en una forma sorprendente, aquellos discípulos temerosos se habían convertido en un grupo de poderosos testigos que daban fe de la resurrección de Jesucristo. Pentecostés había marcado el inicio, pues recibirían poder del Espíritu Santo. (Hechos 1.8)Sin embargo la Iglesia se distinguirían por ser un pueblo diferente al Judíos, serian un “”…pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó…’ (1 Pe. 2.9). Sin duda habría una diferencia pero desde los mismos inicios vemos que el cuerpo de Cristo se negaba a abandonar su Fe.

“Los miembros de la nueva comunidad se sentían realmente como plenitud del judaísmo, al que ellos, entendiendo según las enseñanzas de Jesús (con su persona como punto céntrico), comprendían mejor que sus padres. Celosamente participaban con sus sacrificios en el culto judaico” [1]

 

Aunque esto parecía ser comprensible, no calzaba con el modelo que Cristo tenia en mente, Cristo les había liberado de la ley, la cual ellos estaban celosamente dispuestos a cumplir. Sin duda debemos de comprender que pues el judaísmo y el Cristianismo se diferenciarían en gran manera. Dios no podía dejar a un lado su plan, estos serian un nuevo pueblo de Dios.

  1. No querían cumplir el mandamiento

 

Sin duda alguna el fervor de Pedro en su primer discurso era la evidencia de que el poder de Dios prometido estaba con ellos. Esteban mas tarde seria el primer héroe que sellaba la verdad de que el Cristianismo tenia un poder que sobrepasaba la razón. El poder estaba dado, pero pasaban los días y esa nueva comunidad de creyentes se veía cómoda en las calles y casas de Jerusalén. Pero el mandato de ser testigos en Judea, Samaria y lo último de la tierra (Hc. 1.7) no se deslumbraba por ninguna parte. Fue entonces necesario que Dios permitiera las persecuciones de la Iglesia de Jerusalén, y esto después de la muerte de Esteban, cuando Saulo se levanto y Dios dirigió los pasos  de los creyentes hacia aquellos lugares. Hechos 8:1 nos deja claro que Dios había puesto en acción su plan evangelizador: “…En aquel día hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles”. Este cumplimiento a la postre solamente reforzaba en gran manera la fe cristiana, pero había sido producto a la no obediencia inmediata de la voz de Dios.

  1. No había igualdad de origen

En el libro de hechos sobresale un caso único y bien controversial que si se analiza con cuidado es un dato muy importante para comprender más sobre las persecuciones. En le capitulo 6:1 notamos que “En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria”. El problema se dada entre los cristianos judíos y los griegos, estos últimos posiblemente judíos helénicos que habían vuelto a Jerusalén. Los judíos helénicos no eran vistos muy bien por los judíos ortodoxos y había una gran enemistad que se había infiltrado en la Iglesia. Vemos que al comenzar la persecución solo el sector griego fue el más perseguido, según Gonzáles esto “nos lleva a concluir que los miembros del concilio y el sumo sacerdote se preocupaban mas por los cristianos griegos que por los hebreos”[2]. Por las evidencias vemos que esa diferencia al inicio de la Iglesia seria uno de los principales puntos de las persecuciones de los judíos contra el cristianismo. Evidencia de esto es que Pablo comenzó las persecuciones en Damasco y esto que los apóstoles aun se encontraban el Jerusalén.

 

  1. Por el celo fanático Judío
  2. El deseo de erradicar la secta herética

 

Si había un pueblo celoso de su religión, este tendría que ser el judío. Luego del periodo que pasaron en Babilonia y Persia, aprenderían a ser fieles a su religión, este fue un factor importantísimo que seria parte causante de las persecuciones. En Hechos cuatro vemos que “vinieron sobre ellos los sacerdotes con el jefe de la guardia del templo, y los saduceos,  resentidos de que enseñasen al pueblo, y anunciasen en Jesús la resurrección de entre los muerto” esta seria una de las muchas veces que esto sucedería. Sin duda el problema era que predicaban la resurrección de Cristo, doctrina que no era aceptada por los saduceos, por lo tanto esta era una secta herética que había que ser exterminada. Esto fue creciendo más y más, hasta llevar a Saulo quien persiguiera a los creyentes de casa en casa (Hc. 8.3) hasta llegar a Damasco (Hc. 9.1). Todo esto se podía explicar con un solo hecho, el  que “Los judíos estaban profundamente convencidos de que  la suya era la única religión verdadera y que algún día vendría a ser la religión de toda la humanidad”[3]

  1. El deseo de mantener la estabilidad política

Hay que recordar que los Romanos les habían dado a los judíos cierta libertad religiosa,. “Roma se mostró tolerante sobre todo en relación con las dos grandes culturas filosóficas y religiosas que la enfrentaron en el mediterráneo central y oriental: el helenismo y judaísmo”[4]. Esto les dada un privilegio único  el cual el Sanedrín defendería a capa y espada. Grupos subversivos habían sido dispersados por parte de este cuerpo colectivo y el mismo imperio romano. Gamaliel al opinar sobre que se debería de hacer con los apóstoles nos dice:

Porque antes de estos días se levantó Teudas, diciendo que era alguien. A éste se unió un número como de cuatrocientos hombres; pero él fue muerto, y todos los que le obedecían fueron dispersados y reducidos a nada. Después de éste, se levantó Judas el galileo, en los días del censo, y llevó en pos de sí a mucho pueblo. Pereció también él, y todos los que le obedecían fueron dispersados.  (Hc. 5.36-38)

Por esta vez los apóstoles creyentes saldrían ilesos, pero la voz de Gamaliel no permanecería por largo tiempo. Todo indicaba que en la mente del Sanedrín era mas importante preservar la estabilidad política, que les hacia mantener su posición ante Roma a todo costo. Las persecuciones solo serian el resultado de su preocupación. Había que destruir a los grupos subversivos.

  1. El deseo de mantener la estabilidad religiosa

A la par de querer mantener la estabilidad política que gozaba Palestina en relación a Roma, el Sanedrín buscaba en lo mas profundo el mantener la estabilidad religiosa, esto era dirigido a la idea de que el judaísmo era la única religión, pura y verdadera. Si de ella se deslindaba una secta religiosa como esta que no tenia ninguna afinidad, esto vendría a suponer que sus afirmaciones eran falsas y la credibilidad de esta religión se vendría abajo. El judaísmos se basaba en el monoteísmo, un solo y verdadero Dios, pero los cristianos decían que Cristo era Dios, esto suponía dos Dioses, que a la postre no calzaba con su creencia. Era por consiguiente necesario erradicar esta secta, las persecuciones suponían el resultado de este esfuerzo.

 

III. Por negarse a participar en los cultos paganos

  1. Era un desafió al imperio

Las cosas más sencillas podrían ser usadas en contra de la creciente Iglesia. Roma siendo un imperio vasto y poderoso no se iba a dejar ridiculizar por la obsesión de un pequeño grupo de insurrectos que no querían obedecerles.  El problema primero fue que “todas las actividades de la época- el teatro, el ejercito, las letras, los deportes, etcétera- estaban ligadas al culto pagano que los cristianos se veían obligados a ausentarse de ellas”[5]. El cristianismo se presentaría como un grupo de oposición ante un imperio poderoso, el ego de este estaba siendo puesto a prueba. La secta judía, seria perseguida y si fuera necesaria exterminada. Las persecuciones fueron el resultado lógico de esta amenaza. Nerón usaría todas estas supuestas situaciones para poner en marcha la primera y amenazadora persecución dirigida por el imperio. Además debemos de recordar que el cristianismo también causaba al imperio desordenes económicos en las ciudades donde se acentuaba, ser cristiano implicaba la no participación en la compra de utensilios o imágenes paganas que al final afectaban la economía, no solo por no participar sino también por oponerse, a tal punto que el pueblo se levantaba y presionaba al imperio a actuar.(Hc. 19.24)

  1. Era un desafió a la religión oficial

Hay que reconocer que la religión romana a pesar de presentar diferentes matices, y estar llena de muchas contradicciones, hasta el llegar a establecer como Dios a los emperadores, contaba con un arraigo muy profundo en la mente del pueblo en general. Es aquí donde el cristianismo se presentaba como una amenaza, primeramente por el crecimiento incontrolable que presentaba, a su vez por ser una religión extraña a los ojos de los romanos. Religión que no tenia ídolos, donde su dios era trino, que se había encarnado y muerto en una cruz, era sin duda algo duro de tragar para un pueblo obsesionado y confundido por años. Sin duda “El pueblo todo estaba opuesto a una religión espiritual que no apelaba a los sentidos, ni tenia para el atractivo alguno como objeto de adoración”[6]. Es por eso que se hacia comprensible que no solo el imperio sino también todo el pueblo por donde se presentaba el cristianismo era objeto de persecuciones. El apóstol Pablo seria testigo de muchos de estas situaciones una de ellas en la que casi le cuesta la vida fue en la ciudad de Efesos. (Hc. 18- 19)

  1. Era una creencia de carácter secreto y misterioso

Cuando el cristianismo comenzó a difundirse, su empuje era tal que la oposición se dio de muchos frentes. Cualquier cosa podría ser usada para alentar a una nueva persecución. Fue así que se acuso a los cristianos de caníbales porque se creía que cuando se reunían se suponían que lo que ellos llamaban la cena del Señor era un banquete donde se comían a los niños, a la vez se suponía que estas reuniones eran misteriosas porque tenían un aspecto secreto y místico. Esto provoco que el imperio pusiera sus ojos en los grupos de creyentes por todos sus dominios. Cualquier desastre era suficiente para culpar a los cristianos, y a como dijimos con anterioridad, “los paganos torcían el vocabulario de los cristianos para implicar ateismo (sin ídolos), canibalismo (comer el cuerpo del Señor y beber su sangre), inmoralidad (desarrollando un concepto sensual de la palabra amor), y magia y brujería (por la cena y el bautismo)”[7]

  • Por ser la forma de dar testimonio acerca de la fe Cristiana
  1. Demostraba que el cristianismo era real

No podía haber para la cultura romana mayor ofensa que una cultura tan inferior como la judía pretendiera poder la religión única y verdadera, mas cuando este pueblo se encontraba bajo su dominación. Pero a pesar de sus pensamientos existía un problema real, el cristianismo estaba creciendo a un nivel nunca imaginado en la mente romana. De aquel Jesús muerto en el territorio de Poncio Pilato, solo había quedado un grupo subversivo que a la postre reunían unos cuantas decenas. La pregunta era ¿Cómo podía nacer de este pueblo bajo dominación un movimiento que se disparara a tan gran velocidad, trayendo una doctrina nueva y extraña, que se oponía al mismo imperio?. La única razón era que el cristianismo era verdad y que todo lo que estos hombres sostenían era verdad. Esto causaba gran conmoción en toda la comunidad tanto romana como judía. Si este movimiento seguía creciendo tomaría control rápidamente y derrocaría la religión pagana introduciendo su débil pero efectiva forma de fe, que se oponía a hacer el mal y que clamaba por amar a sus enemigos. Este pensamiento era ilógico para un pueblo pagano como el romano que era sin duda un pueblo conquistador. Habían  dos cosas a hacer, o frenar este movimiento o dejarlo crecer y dominar, lo que a la postre supondría que el cristianismo era verídico y que todos sin excepción deberían de abrazar su fe. Esto era algo muy duro de asimilar en esos tiempos y la persecución a la postre fue alimentada por este pensamiento. Tal vez el problema ya para el imperio cuando “la bien conocida carta de plinio al emperador Trajano, escrita aproximadamente en el año 112 D.C., declara que en las provincias de Asia Menor al margen del Mar Negro, los templos de los dioses estaban casi abandonados y los cristianos eran en todas partes una multitud”[8]. A esta fecha el cristianismo presionaba como un gigante guerrero que había luchado en las persecuciones, probando que fe era verdadera.

  1. Demostraba que Jesucristo era real

Por inferencia podemos afirmar que al aceptar que el cristianismo era real, el imperio romano aceptaba además la realidad histórica de Jesucristo. Esto sin duda era una situación muy incomoda para el imperio, ya que de tierras tan incultas se había levantado un hombre que había sido capaz después de su muerte de retar al poderoso imperio. Todos estos sonaban muy duro para el oído romano. El odio a Cristo como tal fue muy conocido, ya que los historiadores romanos nos dejaron algunas impresiones, entre ellas el que dice que “después de haber transgredido de una vez por todas negando los dioses griegos y adorando a aquel sofista crucificado y viviendo bajo sus leyes”[9]. Aunque se reconocía el hecho histórico de Cristo, el mayor problema que se presentaba con esto es que si el cristianismo era cierto por lo consiguiente Cristo tenia que ser lo que sus seguidores proclamaba, el único Dios. Esto estaba mas allá de lo que los romanos podían soportar.

  1. Demostraba que Jesucristo es el único camino de salvación

Ahora bien, si Jesús era verdadero, era mas que un hombre y su religión un verdadero fenómeno, esto suponía que el era Dios y que la suposición de que se había levantado de entre los muertos era verídica y además lo que el había dicho era cierto, el era el único camino, la verdad y la vida. Como podría su ponerse esto no era ni fue bien recibido, ni en el sector judío ni en el romano. Los griegos se burlaron muchas veces de las suposiciones de que Cristo era Dios, la resurrección de Cristo les era locura. Sin embargo los testimonios de los mártires en este periodo vino a establecer esta verdad a tal punto que un pagano al ver la fe puesta a prueba de los creyentes de Cristo dijo “Grande es el Dios de los Cristianos”[10] Todo esto también marco en la vida de la creciente iglesia un peso que se iba sumando a la ya larga lista de acusaciones en contra del cristianismo. Todo esto solo era parte de muchas mas situaciones que se presentarían hasta que el emperador Constantino de una forma milagrosa incorporo el cristianismo como la religión del imperio. Sin temor a equivocarnos podemos afirmar que a pesar de las grandes persecuciones que la iglesia sufrió y sufre a través de la historia, todas sin excepción han terminado en la propagación de la Iglesia de Jesucristo, siempre había y habrá un propósito profundo de Dios en ellas.

 

Conclusión

 

A través de todo este trabajos hemos notado las diferentes razones del porque la iglesia primitiva sufrió un siglo tan impresionante de persecuciones. Notamos que las primeras razones se basaban en el hecho de que la iglesia se había quedado estancada no queriendo cumplir con el mandato de ir a hacer discípulos, a Judea, Samaria y por todo el mundo. En segundo lugar, el fanatismo judío haría su aporte al hecho de dichas persecuciones. El cristianismo se había establecido como un movimiento peligroso y herético que había que exterminar. A la vez, logramos analizar la problemática que presentaba para el imperio romano, este movimiento era un desafío gigante para el imperio, a la vez se tornaba en contra de la religión oficial, lo que afectaría la economía y además provocaba disturbios, sin mencionar que para los romanos era un grupo ateo por no contar con ídolos. Por ultimo notamos que las suposiciones de los cristianos con respecto a Cristo y el gran crecimiento presentado, solo planteaban que el cristianismo era algo real, que Jesús era lo que el había dicho, Dios mismo, algo que sonaba descabellado para una mente romana y judía, lo que a la vez si era creído establecía que el había resucitado y que era el único camino al Dios verdadero.

Creemos que hemos echado un vistazo algo amplio de las razones por la cual la iglesia primitiva sufrió persecuciones. Sin lugar a duda en todos los periodos estuvo la mano poderosa de Dios llevando a cabo sus planes eternos. La victoria no estaba lejos, pues Constantino ya figuraba en los planes de Dios. La Iglesia no podría ser detenida pues es el plan de Dios para la humanidad.

Agradecemos en gran manera, esperando que todo lo escrito le de una visión mas amplia de la historia de la Iglesia. Solo si nos detuviéramos a mirar un poco de ella, podríamos sin equivocarme, no volver a cometer los errores del ayer, además nos llevaría a dar gracias a Dios por las persecuciones y tribulaciones, pues hemos visto que Dios siempre tiene un plan. A El sea la gloria por los siglos. AMEN.

 

[1] Jose Lortz. Historia de la Iglesia. Pag. 69

[2] Justo González. Historia del Cristianismo Tomo I. Pag. 36

[3] Kenneth Scott. Historia del Cristianismo. Tomo I. Pag. 45

[4] Paul Johnson. La Historia del Cristianismo. Pag. 18

[5] Justo González. Historia del Cristianismo Tomo I. Pag. 52

[6] Juan Fletcher. Historia compendiada de la Iglesia Cristiana. Pag.12

[7] Robert A. Baker. Compendio de Historia Cristiana. pag. 20

[8]Hurlbut, Narro, Flower. La Historia de la Iglesia Cristiana.  pag 39-40

[9]Josh McDowell. Evidencia que exige un Veredicto. Pag.84

[10] John Fox. El libro de los Mártires. Pag. 30