RSR ONLINE

La Misionera del Aire NICARAGUA

Canción actual

Title

Artist

Programa Actual

Programa Actual


El Gran Rey Mesias

Escrito por el marzo 25, 2008

Contenido

 Introducción

I. Trasfondo del libro

II. El Interés del Rey Mesías por su pueblo

III. El Sacrificio del Rey Mesías por su pueblo

IV. El Triunfo del Rey Mesías por su pueblo

Conclusión

Introducción

No existe en el mundo un pueblo que haya sufrido a través de los tiempos, mas que el pueblo Judío. Egipto, el desierto, el cautiverio, son algunas pocas referencias que podemos citar sobre esta verdad y como olvidar el dolor sostenido por este pueblo en el holocausto padecido por parte de los nazis. Todas estas etapas sufridas por esta nación han sido producto de su rebeldía contra su amoroso benefactor.  Sin embargo, no podemos dejar a un lado que ésta es también la nación que goza de las más bellas y alentadoras promesas de amor, restauración, bendición y gloria venidera de parte de Dios. Y es en el marco de estas promesas que la futura restauración de Israel, está completamente unidad a una tierra y un Rey eterno. La esperanza gloriosa de paz, gozo y prosperidad solo se puede centrar en la futura venida de su Rey Mesías.

En este trabajo, trataremos de analizar a través del libro de Zacarías, el cuidadoso cuidado que ha tenido Dios para con el pueblo de Israel. En el notaremos el llamado a volverse a Dios, el amor sin igual, el cuidado personal y la gloriosa restauración de este pueblo. Sin duda, la imagen central que sobresale en este cuadro es la del Rey Mesías triunfante que vendrá, primeramente, para ofrecer su reino eterno y en segundo lugar para establecerlo. Nótese que la imagen de nuestro Señor Jesucristo dominará de principio a fin la trama, cosa que no deberá de extrañarnos pues solo Él es el digno de alabanza y de gloria eterna.

Ya teniendo en mente porque camino vamos a recorrer, alistémonos para observar como la mano de Dios está a favor de su pueblo amado Israel. Sin duda, esto nos animara a confiar plenamente en aquel que cumple sus promesas, aunque ellas se vean muchas veces lejanas.  Bueno será recordar las palabras del apóstol Pablo cuando nos dice: “ Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza” (Rom. 15:4). Si esa esperanza que tiene el pueblo de Israel es también la nuestra, la hermosa esperanza de que nuestro amado Rey Mesías vuelva pronto por nosotros.

I. Trasfondo del libro

El libro de Zacarías se nos presenta como un libro único por su contenido. Este profeta y sacerdote fue contemporáneo de Hageo, quien profetizo entre los años 520- 475 a. C. Debemos de reconocer que Dios levanto a estos dos siervos para alentar al pueblo de Israel a construir el templo luego que estos volvieran del cautiverio babilónico. Sin embargo, las profecías de Zacarías iban más allá de la restauración religiosa momentánea, pues apuntaban a la gloriosa restauración futura del pueblo de Israel. Debemos tener en mente, por lo menos tres temas sobresalientes en este libro, primeramente la misericordia de Dios para con Israel, en segundo lugar Dios anima al pueblo a construir el templo y por último la maravillosa venida del Rey Mesías. Zacarías también se destaca por poner un fuerte énfasis en la ciudad de Jerusalén, la cual se menciona 41 veces, a la vez no se debe pasar por alto que Zacarías es un libro que contiene literatura apocalíptica, las ocho visiones contenidas en los primeros 8 capítulos nos declaran esa verdad.  Asimismo,  destaca un fuerte énfasis  en la persona de nuestro Señor Jesucristo. Zacarías nos muestra a Jesucristo en muchos aspectos de su ministerio: el Rey (9.9; Mt 21.4–5); la Piedra (3.9; 10.4; Ro 9.31–33); el esclavo vendido por treinta piezas de plata (11.12; Mt 27.3–10); el Pastor herido (13.7; Mt 26.21); el Renuevo (3.8; 6.12; véanse Is 4.2; 11.1; Jer 23.5; 33.15); el Rey glorioso (14.1–4, 9, 16–17). [1] Notamos que el Rey y el futuro reino milenial tienen una parte central del libro. Es por esa razón que Zacarías es bien llamado el libro más mesiánico del Antiguo Testamento. Su aspecto profético abarca un 69 % de su contenido, es por esa razón que las palabras contenidas en Zacarías apuntaban y apuntan hacia un futuro cercano y lejano. Es por eso que el versículo 14:9 podría ser el versículo central del libro “Y Jehová será rey sobre toda la tierra”

II. El interés del Rey Mesías por su pueblo.

No puede haber más grande celo que la que tiene un rey por su pueblo. Solo esa verdad de pertenencia de algo que es tuyo, te pueden llevar a amar y a hacer lo imposible por conservar  aquello amado, aunque ese tu pueblo te haya sido infiel. Zacarías nos presenta esa hermosa verdad de principio a fin. Recordemos que el profeta es llamado a proclamar al pueblo para que este se vuelva a Jehová su Dios. El mismo nombre de Zacarías nos dice que Jehová Recuerda. Notamos, que Jehová de los ejércitos como le llama el profeta esta airado con su pueblo, “Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros”[2] . Los pecados en el cual se encuentra el pueblo son fatales, “Volveos ahora de vuestros malos caminos y de vuestras malas obras”[3] . Es aquí que notamos el interés profundo del Dios Padre para con Israel, pero además notamos el interés profundo de Dios Hijo, el Rey Mesías por su pueblo. En capitulo 1:8 leemos la decisión de Zacarías, este ve a un varón que cabalga en un caballo alazán, el uso de los caballos es distintivo de la literatura apocalíptica (Apoc 6), ¿Pero quién es este jinete? Notamos que es uno que está entre los mirtos (1:8, 10) el versículo 11 nos da la descripción del jinete, es el Ángel de Jehová, una teofanía de nuestro Señor Jesucristo, quien notamos en el versículo 12 intercede por su pueblo amado diciendo: “¿hasta cuándo no tendrás piedad de Jerusalén, y de las ciudades de Judá, con las cuales has estado airado por espacio de setenta años? [4] Este es un cuadro de amor profundo por el pueblo se Israel, como no comprenderlo si El es su futuro Rey.

La intervención del Ángel de Jehová, desencadena en Jehová de los ejércitos una serie de bendiciones para el pueblo amado. El versículo 16 nos demuestra la profunda verdad de las bendiciones que estará por recibir el pueblo escogido por Dios. Este interés es característico del amor  profundo del rey por su pueblo.  Que bellas promesas para el pueblo que Cristo ama. Como obviar en este momento las palabras de Pablo cuando habla acerca de la intercesión de Cristo por su pueblo que redimió en la cruz cuando dice “¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. [5]

Pero el interés del rey por su pueblo no terminar allí. Al pueblo se les asegura no solamente que Dios se ha vuelto con misericordia (1:16) sino que también se le da a conocer que Jerusalén será reedificada, que estará segura y habitará en paz (2:1-3). Se le hace saber el profundo valor que tiene ante Dios.  Nuevamente una alusión al Rey la notamos en el verso 2:8 cuando Zacarías expresa: “Tras la gloria me enviara El a las naciones…” por una sola razón “Porque el que os toca, toca la niña de su ojo” esta declaración muestra un interés profundo por el pueblo de Israel, “La palabra toca se refiere a un toque que produce daño. La niña de su ojo se refiere a la pupila. Esta es una expresión cautivadora que sugiere lo enormemente importante que es el pueblo hebreo para Dios debido a su pacto con ellos. Tal como nosotros protegemos nuestros ojos incluso de la más pequeña partícula de polvo, así Dios protege y se preocupa de su gente”.[6] Esta es una demostración cautivadora del interés del Rey por su pueblo.

El capitulo 3 nos muestra otra fase del interés del rey por su pueblo. Se nos presenta al sacerdote Josué con vestiduras viles (3:3) que eran símbolo del pecado, sin embargo se les promete que estos serán quitados para siempre por  el siervo de Dios, el llamado renuevo (3:8) la piedra (3:9) una magnifica alusión de nuestro Señor Jesús.  Esta verdad acontecerá en un día, el precioso día aquel cuando su Rey daría su vida por su pueblo en el Gólgota. Daniel había visto ese día, “Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí”[7]. Isaías había dicho que el siervo sufriente de Dios  seria “… herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.[8] Por favor, paremos por un momento y pensemos: ¿Necesitamos  más demostración del interés y amor de Dios por su pueblo? Creo que No, su interés es genuino y debería de arrancar alabanzas a su nombre.

El capitulo 4 contiene más declaraciones de interés de Dios por Israel. Zorobabel es animado a emprender la construcción del templo, el pueblo es animado a apoyar, no hay fuerzas en él pero Dios es su fortaleza, “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos. [9] Si sería su Santo Espíritu el guía, hay que recordar las palabras del Cristo cuando dijo, “os conviene que me vaya” (Juan 16) haciendo alusión al Espíritu Santo. En el capítulo 5, el interés esta puesto en que el pueblo sepa que el pecado será un día juzgado, el rollo volante es la alusión a la ley de Dios que el pueblo debía de atesorar en sus corazones. La mención lleva la intensión de fortalecer al pueblo haciéndole saber que el mal que han recibido por sus enemigos será juzgado. Pero también es una llamado para que el pueblo del Rey sea un pueblo santo. (5:3).

El capitulo 6 es una de las revelaciones más bellas de la palabra de Dios para con su pueblo. Sin duda había temor y angustia pues  el rey no lo podían ver por ninguna parte, pues acababan de salir del cautiverio, pero Jehová estaba interesado en que Israel supliera que un día su Rey sería coronado. El Rey Mesías en simbolizado por el sacerdote Josué el cual es coronado rey (6:9-12) Si es el verdadero Rey, su identidad es “el varón cuyo nombre es Renuevo” el rey que reinara en paz (6:13) “El clímax del plan de Dios será la coronación de Jesucristo como el Sacerdote-Rey. Israel nunca tuvo un sacerdote-rey; sólo reyes y sacerdotes. Esto puede ser únicamente un cuadro de Jesucristo.[10] Un cuadro que debería de alentar al pueblo de Israel a esperar confiado por su anunciado Rey.

III. El Sacrificio del Rey Mesías por su pueblo.

Sacrificio, es una de las palabras menos gustadas por el lenguaje contemporáneo. Poco a poco se nos enseña que las cosas se pueden obtener de forma rápida, o por lo menos ese es el mensaje que recibimos en nuestro hoy. Sin embargo, el sacrificio contempla la manifestación más profunda de uno que ama y que se puede entregar por completo. Será por eso que el sacrificio es apreciado por Dios y recordado a través de Pablo con un tono de ruego en Romanos 12:1. Lo que para el mundo suena ilógico, para Dios es nuestro culto racional.

Pero como comprender la palabra sacrificio en su totalidad si no se te es explicado. Y como entenderlo completamente si esta explicación no proviene del creador de los cielos. Los capítulos 9 al 14 nos nuestras un cuadro diferente de la revelación de Dios por medio de Zacarías. Ahora se enfoca casi por completo en los aspectos futuros del Rey Mesías. Es acá, que podemos encontrar la maravillosa verdad encerada en Filipenses 2:6- 8 “el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. Un sacrificio incomprensible con la bendición más grande dada por Dios a los hombre, salvación eterna. Es por eso que queremos ver por lo menos cuatro alusiones maravillosas de esta maravillosa verdad, esperando nos pueda tocar los simientes mismos de la gratitud a Él.

El profeta en esta sección se mueve de las visiones apocalípticas al plano de los oráculos. En el mismo capítulo 9:9 se nos abre el velo de una de las revelaciones mas incomprensibles, un sacrificio total de parte del rey, pero no de cualquier rey sino del Rey de reyes y Señor de señores. Zacarías llama al pueblo a la celebración cuando dice “Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna”[11] . El cuadro presentado es maravilloso por las implicancias. Zacarías espera que el pueblo irrumpa en celebraciones, y nos llama a reflexionar en el rey que viene, no es el pueblo que va al rey sino más bien que el rey viene a su pueblo. Esta es la maravillosa descripción de la entrada triunfal de nuestro Señor Jesucristo en Jerusalén horas antes de su muerte en el Calvario. Se le llama justo y salvador. Pedro dice que “…Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu. [12] ¿Podemos percibir la magnitud del sacrificio? El rey del universo el justo, a pocas horas de ser sacrificado por ti y por mí, para salvarnos de las garras del infierno. Podría ser apático Israel ante tal sacrificio, si lo fue, cuidado en que no caigamos en el mismo error.

Si seguimos notaremos que también se le describe como humilde. Aunque es el Rey del universo, pero también es humilde. Su humildad fue manifestada en el hecho de que era Dios y dejo su gloria, tomando forma de Siervo, que se dispuso a vivir todas las limitaciones de los hombres  sin necesidad, y que estuvo dispuesto a sufrir los vituperios de aquellos y la cruel cruz y todo por amor. Este es el humilde Rey Mesías prometido a Israel, el cual desgraciadamente no conocieron. Este es un sacrificio difícil de comprender. Zacarías termina la descripción del Rey venidero con la descripción de que vendría cabalgando sobre un asno. El asno era la montura de príncipes (Jue 5.10; 10.4; 12.14) y de reyes (2 S 16.1, 2).[13]

El profeta nos vuelve a cautivar en su descripción del sacrificio del Rey Mesías por su pueblo. En al capítulo 11:12- 14 se nos presenta como fue valorado el sacrificio precioso del Rey por los hombres. Esta es una descripción vivida de la traición de Judas. Judas no comprendió la magnitud de lo hecho, e influenciado por Satanás entrego al precioso Rey. Nótese el valor que le dio a aquel que fue su maestro, aquel que le dio autoridad, aquel que le dio valor a su vida, aquel que le amó, solamente fueron treinta piezas de plata. Las palabras en versículo 11 son profundas, llenas de tristeza por la traición “Y fue deshecho en ese día” hablando de su pacto, pero a pesar de esa confesión expresa seguidamente, “Y les dije: Si os parece bien, dadme mi salario; y si no, dejadlo. Y pesaron por mi salario treinta piezas de plata. Y me dijo Jehová: Echalo al tesoro; ¡hermoso precio con que me han apreciado![14] Si hermoso precio para un sacrificio tan grande, para los ojos de Dios sí, porque ama a su pueblo, para el hombre, la traición mas grande. Pero esto no podía detener al rey amante en su ya decidida convicción de ser el sacrificio por su pueblo. Eran malos en realidad, pero su amor fue más grande que su maldad.

Si has sentido que es suficiente, los sacrificios del Rey Mesías por su pueblo, quiero decirte que no han terminado. Tal vez no puedas soportar lo que sigue, pero te comprenderé, yo tampoco puedo. El sacrificio del Rey Mesías, ahora se trasladan al mundo de la máxima incomprensión posible. Solo la imagen de Abraham como tipo de Dios Padre e Isaac de Dios Hijo se puede rescatar de toda la escritura como un ejemplo análogo. Recuerdas, allí estaba el Abraham listo para sacrificar a aquel que sería la bendición del mundo, su único hijo, su amado Isaac. Allí está también el altar, la leña lista, el cuchillo afilado, no puede fallar y el corazón decidido a llevar a cabo el sacrificio. ¿Porque no lo paran? Te preguntaras, por favor, es tu hijo Abraham, ¿no recuerdas? fueron 25 años de espera, por Dios recapacita. No, no hubo reflexión, su amor por Dios era más profundo y su convicción de que podía levantar a su hijo de los muertos mayor. Ese es el cuadro que nos presenta Zacarías, solo que, de cierta forma diferente por una razón, aquí nadie intervendría, el Rey gritaría desde el altar hecho una cruz, “Padre porque me has desamparado” y nadie diría alto. “Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas” (13:7) Como se puede herir al pastor del rebaño amado, si esto lleva prácticamente a la perdida de la manada. Dime ¿Cómo? ¿Por qué? Solo por una sencilla razón: aquel pastor, era el Salvador del mundo. Solo su amor (Juan 3:16) podría explicar porque Dios Padre sacrificaría a su hijo, y porque Dios hijo moriría por su pueblo. Ambos estaban de acuerdo, y el Padre actuó.

Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos[15]

Si quieres paremos por un momento. Qué te parece si cantamos “Sublime Gracia” Quieres llorar de agradecimiento, hazlo, se inunda tu corazón con un deseo inmenso de decirle gracias, no dudes en hacerlo. Solo recuerda que fueron sus sufrimientos nuestra alegría, su muerte nuestra vida, su resurrección nuestra esperanza. La salvación dada a Israel también nos alcanzo a nosotros. Allí esta, Tu Rey Israel, pero no lo conociste.

IV. El Triunfo del Rey Mesías por su pueblo.

El interés y el sacrificio por su pueblo no terminarían sin frutos. El Rey Mesías tiene promesas futuras maravillosas para su pueblo. En el capitulo 13:1 notamos la gran bendición del Rey para con su pueblo. Esta referencia hace alusión directa al reino milenial. “En aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia.”[16] Un manantial, ¿Para quién? Para la casa de David y los habitantes de Jerusalén. ¿Pero como sucederá eso? Jehová dice que el sacrificio de Cristo triunfara sobre los corazones de los judíos. “Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito. [17] El corazón duro del pueblo de Israel será tocado con la segunda venida del su Rey Mesías, lo miraran, es el mismo, al que traspasaron por sus pecados, pero ahora le reconocerán, el Rey triunfara trayendo paz, gozo, alegría, paz, perdón sobre su pueblo.

El profeta Zacarías no quiere dejar su pluma sin antes describirnos los últimos triunfos del Rey Mesías. En el capítulo 14 se nos presenta aquel día, el día de Jehová. Nos mueve ligeramente del futuro glorioso de la salvación del pueblo, hacia la última batalla del Rey, hacia Armagedon. El triunfo del Rey será total, su pueblo amado será librado por siempre de sus enemigos. “Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla” (14:3) Juan nos describe este panorama en Apocalipsis, haciendo referencia a Jesucristo cuando dice “De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.[18]

Israel podrá descansar confiado en que su Rey les librara para siempre. Zacarías no puede dejar de darnos pistas para identificar al Rey, dice que “se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos” (14:4) Si el Rey Mesías es Jesucristo nuestro Señor. Allí donde ascendió después de su resurrección es el lugar en donde pisara cuando vuelva con todos sus santos a establecer su reino milenial. El triunfo será maravilloso, porque “… Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre.”[19] Será aquel día maravilloso cuando el Rey celestial, Jesucristo nuestro Salvador reine sobre la tierra y sus preciosas promesas hechas a Israel y a su Iglesia se cumplan, el día del triunfo final.

He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. 4Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte,  ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida.  El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.[20]

Conclusión

El libro del profeta Zacarías se nos presenta como el libro profético mesiánico del Antiguo Testamento. Fue en el que nos aventuramos en la trama de encontrar al Rey Mesías de Israel. Desde los mismos inicios pudimos notar la maravillosa revelación y deseo de Dios hacia su pueblo. El desea que su pueblo de vuelva a Él. Esta verdad se nos hizo más clara al notar los pecados cometidos por Israel, quedando sellada con la bella afirmación de que este pueblo es como “la niña se sus ojos”. De igual forma notamos el interés intenso de su Rey prometido, el cual está interesado profundamente en ellos, tratando de comunicarles confianza y seguridad. No podemos omitir que este Rey amoroso, está dispuesto a hacer hasta imposible ante los ojos de los hombres, sacrificarse para salvar a su pueblo. Por último logramos ver el desenlace precioso de estas profecías, el Rey triunfara al final de los tiempos y su pueblo descansara en paz, El será su Dios y ellos su pueblo.

Sé que estará posiblemente de acuerdo conmigo de que este trabajo presentan cambios muy marcados en la escritura, y es que sin duda tuvieron que suceder a medida que nos íbamos empapando del Rey Mesías venidero. Su amor por su pueblo nos hizo pensar y meditar profundamente en nuestros corazones. Fue necesario frenar por unos instantes y darle gracias, llorar, pedir perdón, en fin,  fue necesario obedecer al Espíritu de Dios obrando en nuestros corazones. Sin lugar a duda, comenzamos con la idea de un trabajo académico normal, regido por el manual académico, pero terminamos con una meditación directa al corazón. Por lo menos eso fue lo que paso en el mío.

El camino a sido agotador, las horas largas, pero la satisfacción lograda en lo más profundo del ser no tiene precio. Puedo descansar nuevamente con la convicción en mi corazón que el Rey Mesías, nuestro amado Señor Jesús viene, que me ama más de lo que podía imaginar y que en un futuro  cumplirá todas sus promesas en su reino milenial. Lo demás, cansancio, desvelo, fatiga, salen sobrando. A Dios nuestro Padre Celestial sea la gloria por los siglos. Amén.

 

Bibliografia

[1]Wiersbe, W. W. (2000, c1995). Bosquejos expositivos de la Biblia: Antiguo y Nuevo Testamento (electronic ed.). Nashville: Editorial Caribe.

[2]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Zac 1.3). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[3]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Zac 1.4). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[4]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Zac 1.12-13). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[5]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Ro 8.34-35). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[6]Nuevo comentario ilustrado de la biblia. 2003 (1082). Nashville: Editorial Caribe.

[7]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Dn 9.26). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[8]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Is 53.5-6). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[9]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Zac 4.6-7). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[10]Wiersbe, W. W. (2000, c1995). Bosquejos expositivos de la Biblia : Antiguo y Nuevo Testamento (electronic ed.). Nashville: Editorial Caribe.

[11]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Zac 9.9). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[12]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (1 P 3.18-19). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[13]Nuevo comentario ilustrado de la biblia. 2003 (1087). Nashville: Editorial Caribe.

[14]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Zac 11.12-13). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[15]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Is 53.10-11). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[16]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Zac 13.1). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[17]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Zac 12.10-11). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[18]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Ap 19.15-16). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[19]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Zac 14.9). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[20]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Ap 21.3-8). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.