Devocional 1 Timoteo 2:8

Escrito por el mayo 11, 2019

*Por consiguiente, quiero que en todo lugar los hombres oren levantando manos santas, sin ira ni discusiones.*

(1Timoteo 2:8)

Al leer este pasaje es inevitable recordar las palabras del Señor:

*Por tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar, y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda*. (Mateo 5:23-24)

Venir a la presencia del Señor en oración implica despojarnos, cada vez, de nuestro orgullo, de nuestros resentimientos, de nuestros egoísmos.

Levantar manos santas al Señor implica no venir a Él limpios de todas esas cosas, sino en busca de ser limpiados…

Cada día el Señor me permite ver que en mi corazón hay mucho orgullo con el que Él tiene que tratar, muchas motivaciones que no buscan Su gloria.

Dios nos ayude a levantar delante de Él manos santas, sin ira, sin discusiones (vanas todas ellas), sino que sea Su Amor el que limpie nuestros corazones y bendiga a nuestros hermanos!

Dios nos bendiga y ayude!


Continuar leyendo

En Vivo

Transmitiendo desde Palacaguina, Nicaragua.

Canción actual

Title

Artist