Devocional 1 Timoteo 3:11-13

Escrito por el mayo 17, 2019

*De igual manera, las mujeres deben ser dignas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. Que los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus propias casas. Pues los que han servido bien como diáconos obtienen para sí una posición honrosa y gran confianza en la fe que es en Cristo Jesús.*

1 Timoteo 3:11-13

Leemos en el pasaje de hoy una tercera parte acerca de la conducta de quienes sirven (lo cual es requisito para el servicio, pero esperable para todo creyente).

Primeramente se dirige a las mujeres (diaconisas probablemente) y les pide que cuiden su conducta, siendo sobrias, es decir, no dadas a la ostentación, al escándalo, al desborde; y que cuiden su hablar, no siendo calumniadoras, es decir, hablar la verdad, en amor, no creando disensión sino pacificando.

Y a los hombres (una vez más) les recuerda que deben, ante todo, cuidar de su hogar, de su familia, así comienza el cuidado de la iglesia, por casa.

A lo largo de este pasaje, con los versos anteriores, vemos cómo Pablo pide que aquellos que sirven sean dignos, es decir, que sus vidas reflejen a Cristo, en su conducta pública, en el cuidado de su propia familia, en sus formas de relacionarse.

Los creyentes somos embajadores de Cristo y a Él procuramos mostrar y reflejar. Eso es el Evangelio, en síntesis: Cristo en nosotros.

Qué motiva nuestro servicio? Reflejar a Jesús o motivaciones personales? Los varones, pastoreamos a nuestras familias y las lideramos en amor, por la Palabra del Señor? Las mujeres, somos amorosas en nuestro lenguaje y cuidadosas en nuestra forma de vivir?

Qué el Señor que nos salvó nos ayude a ser siempre dignos de Su Llamado y Obra en nosotros.

Dios nos bendiga!


Continuar leyendo

En Vivo

Transmitiendo desde Palacaguina, Nicaragua.

Canción actual

Title

Artist