Devocional 1 Timoteo 5:1-2

Escrito por el mayo 27, 2019

*No reprendas con dureza al anciano, sino, más bien, exhórtalo como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos, a las ancianas, como a madres; a las más jóvenes, como a hermanas, con toda pureza.*

(1 Timoteo 5:1-2)

Inmediatamente después de afirmar la autoridad de Timoteo como pastor de la iglesia en Éfeso, Pablo le muestra la otra cara de su labor pastoral, el cuidado amoroso de los hermanos.

Ante la falta de alguno de ellos, y la necesidad de corregirlo, el criterio que Timoteo debe tener es recordar que está tratando con hermanos en Cristo, con su familia de la fe.

Por tanto debe procurar no tratar con dureza, sino con amor. Al anciano como a un padre, respetando sus canas (Proverbios 20:29), a los jóvenes como sus compañeros en la fe, a las ancianas con todo el respeto y cariño que merece una madre, y a las jóvenes como hermanas, honrándolas y respetándolas con toda pureza (cuidando también de sí mismo, como un joven quizás soltero aún).

Corregir a un hermano debe ser una señal de que lo amamos, por tanto, es el amor de la familia de la fe el que debe guiar, nuestras motivaciones y nuestras acciones.

*PARA PENSAR*: ¿Estamos dispuestos a ayudar a nuestros hermanos en su debilidad desde el amor? Si alguna vez no hemos sido amorosos, ¿buscamos remediar eso? ¿Reconocemos la corrección de los demás como un gesto de amor?

*¡Qué el Señor nos ayude y bendiga para vivir siempre en el amor que Él ha derramado sobre nosotros, su pueblo, su iglesia, su familia!*


Continuar leyendo

En Vivo

Transmitiendo desde Palacaguina, Nicaragua.

Canción actual

Title

Artist