En Vivo desde Nicaragua

La Misionera del Aire

Canción actual

Title

Artist


Devocional 1 Timoteo 6:11-16

Escrito por el junio 4, 2019

*Pero tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia y la amabilidad. Pelea la buena batalla de la fe; echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y de la que hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos. Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Cristo Jesús, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento sin mancha ni reproche hasta la manifestación de nuestro Señor Jesucristo, la cual manifestará a su debido tiempo el bienaventurado y único Soberano, el Rey de reyes y Señor de señores; el único que tiene inmortalidad y habita en luz inaccesible; a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. A Él sea la honra y el dominio eterno. Amén.*

(1 Timoteo 6:11-16)

Timoteo es un hombre de Dios, y por esta causa debe huir de las cosas en las que se enredan los falsos maestros y buscar aquellas cosas a las que Dios nos ha llamado (justicia, piedad, fe, amor, perseverancia y amabilidad).
Timoteo es llamado a pelear “la buena batalla de la fe”, es decir que Pablo le pide a su discípulo que no pierda su tiempo en aquellas cosas que no valen la pena, sino que se involucre totalmente en la defensa y proclamación del Evangelio de Cristo.
Y le recuerda que Él se ha identificado con Cristo mismo haciendo la misma profesión que el Señor hizo delante de Pilato: Jesús es el Señor, Jesús es el Rey.
Defiende la verdad Timoteo, aférrate a ella, proclámala, es lo único por lo que vale la pena luchar, no pierdas tu tiempo en cuentos y fábulas porque esta es la verdad que permanece firme: Jesucristo es el Señor, Jesucristo es quien pronto viene a buscar a los suyos, a los que perseveran hasta el fin, Él se manifestará en toda su gloria y esplendor…
*PARA PENSAR*: ¿Estamos nosotros enfocados en lo que verdaderamente vale la pena o perdemos el tiempo en cuestiones superficiales y vanas? ¿Estamos confiados, esperando su manifestación y su venida? ¿Es esa nuestra esperanza?
Dios nos bendiga!


Continuar leyendo