Devocional Colosenses 3:5-17

Escrito por el junio 21, 2019

*Por tanto, considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Pues la ira de Dios vendrá sobre los hijos de desobediencia por causa de estas cosas, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. Pero ahora desechad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, maledicencia, lenguaje soez de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros, puesto que habéis desechado al viejo hombre con sus malos hábitos, y os habéis vestido del nuevo hombre, el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento, conforme a la imagen de aquel que lo creó; una renovación en la cual no hay distinción entre griego y judío, circunciso e incircunciso, bárbaro, escita, esclavo o libre, sino que Cristo es todo, y en todos.  Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia; soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas, vestíos de amor, que es el vínculo de la unidad. Y que la paz de Cristo reine en vuestros corazones, a la cual en verdad fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. Que la palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros, con toda sabiduría enseñándoos y amonestándoos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en vuestros corazones. Y todo lo que hacéis, de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de El a Dios el Padre.

Colosenses 3:5-17

*Nuevos hombres en Cristo*

Aquellos que hemos creído en el Señor Jesús hemos nacido de nuevo por el Espíritu y somos hombres nuevos.

Hombres que han sido librados de la esclavitud del pecado y ya no andan en la idolatría, la fornicación, el desorden que caracteriza a los hijos de ira.

Hombres que aún están en un proceso de santificación, en los que la Palabra de Dios va dando la madurez para también ir dejando de lado esos pecados más sutiles como la envidia, la maledicencia.

En Cristo somos nuevos hombres, todos, hombres y mujeres, judíos y gentiles, amos y esclavos, todos hemos sido cubiertos por el amor de Cristo.

El crecer en amor, en compasión, en humildad y Mansedumbre son evidencias de que Dios está haciéndonos cada vez más a imagen de Cristo.

Hay aquí dos verbos claves: soportar y perdonar. Ese es el vínculo perfecto, el del amor!

Damos gracias a Dios porque somos nuevos hombres y mujeres en Él… Y porque Él sigue obrando en nosotros!

Vistámonos de amor!!!


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

En Vivo

Transmitiendo desde Palacaguina, Nicaragua.

Canción actual

Title

Artist