En Vivo desde Nicaragua

La Misionera del Aire

Canción actual

Title

Artist


13 Principios Misionológicos que aprendemos de Pablo

Escrito por el julio 1, 2019

El ministerio del apóstol Pablo, se nos presenta como el más brillante que podemos encontrar en las páginas de Nuevo Testamento. Es por eso, que es de suma importancia el poder establecer algunos principios sacados de la vida del apóstol que puedan ser aplicados en la vida de cualquier ministro de Jesucristo hoy. Por esa razón, en este ensayo trataremos de establecer algunos de esos principios que son evidentes en el servicio que este hombre presto a nuestro Señor Jesucristo. Para ello, estaremos examinando tres porciones de las Sagradas Escritura en el libro de los Hechos de los Apóstoles.

 Hechos 14:21-23

1. Responsabilidad en el ministerio. 21

El primer principio que podemos encontrar en esta sección es la de “responsabilidad en la obra”. Pablo había sido comisionado para predicar el evangelio a los gentiles (Hechos 9:15) y él había tomado muy en serio su llamado. notamos en el capitulo 14:21 que el apóstol tomaba con responsabilidad el llamado, la forma verbal en griego que se traduce “anunciar el evangelio ” es un aoristo, participio, que denota una acción pasada hecha con continuidad, en cada momento Pablo anunciaba las buenas nuevas de salvación. También se nota este principio en el hecho de “hacer discípulos ” que también se encuentra en el aoristo participio, Pablo continuamente se preocupaba por hacer discípulos, no solamente cumplía el Ir, sino que el hacer discípulos de la Gran Comisión. Este principio es de suma importancia, pues la obra necesita hombres responsables que con entrega cumplan su ministerio.

2. Persistencia en el ministerio. 21-22

El segundo principio que encontramos en la vida de Pablo es el de “persistencia en el ministerio”. Pablo nunca dejo de persistir en la predicación de las buenas nuevas, lo notamos al volver donde muchos habían creído (13:48; 14:1; 14:20) esto era común en el misterio de Pablo, él era persistente y en esta sección notamos ese principio, pues el insistía en volver porque quería confirmarlos en la fe. Además, lo notamos al volver a los lugares que los habían maltratado y que estuvo en sumo peligro (Hechos 14:5-6). Pablo vuelve a estas ciudades en donde la paso muy mal, sin embargo, volvió, su persistencia era grande en la obra. Este principio es requerido en el ministerio siempre.

3. Preocupación por la obra del ministerio. 23

El tercer principio que encontramos tiene que ver con la preocupación que tenemos en el ministerio por lo que Dios nos ha permitido hacer. Pablo había establecido Iglesias, pero alli no terminaba su función, el estaba siempre preocupado porque estas Iglesias caminaran bien. Es por eso que buscaba como constituir lideres para obra, hombres que se quedaran encargados del ministerio. Lucas nos dice que Pablo constituyo ancianos (23). Este era un patrón en la vida del apóstol, nótese también Hechos 20: 28-31 que la preocupación por la Iglesia lo lleva a dar consejo a los ancianos que él un día constituyo, ya que estaba a punto de partir. Pablo se preocupaba por la obra en todo momento. Creo que es necesario que consideremos este punto en común, ya que muchos y muchas de las Iglesias no están actuando de esta forma, los líderes no muestran preocupación por la obra, desafortunadamente.

Hechos 20:17-38

4- Humildad en el ministerio. 19a

Uno de los más importantes principios que caracterizaron a Pablo y que debe de ser vivo y continuo es la humildad en el siervo de Dios. Pablo se había caracterizado por esto en el servicio al Señor, bien sabemos que Dios nos dice que El rechaza a los soberbios, y da gracia a los humildes (1 Ped. 5:5) y Pablo había entendido bien ese principio. Es necesario de igual forma que los ministros del Señor seamos humildes, pues la soberbia es el pecado que llevo a Satanás a desear lo que solo a Dios le corresponde.

5- Predicación completa del evangelio en el ministerio (19 -21; 26-27)

Otro principio que es notable en la vida de Pablo es el hecho de que el siempre estuvo atento a la predicación total del evangelio. Nunca rehuyó de presentar el evangelio, note el uso de este verbo en los versículos 20 y 27.  y lo predicaba en su totalidad y pureza, este requería el arrepentimiento (21) y Pablo siempre lo resaltaba. Pablo predicaba “todo el consejo de Dios” (27). No dejo espacio para otra cosa que no fuera la palabra. Este es un llamado a los que un día predicaremos la palabra de Dios.

6- Obediencia al Espíritu Santo en el ministerio (22-23)

Pablo fue un hombre de Dios. Era completamente obediente y dependiente del Espíritu Santo. su vida espiritual era elevada, mantenía una relación estrecha con la tercera persona de la Trinidad. Esto es notorio en todo su ministerio. Pablo estaba ligado al Espíritu (22) y escuchaba al Espíritu (23). Nos es tan necesaria esta relación con el Espíritu en el ministerio.

7- Fidelidad al Señor en el ministerio 24

Que frase más sublime de Pablo con respecto a su fidelidad a Cristo cuando dice “Con tal que acabé mi carrera…que recibí del Señor Jesús”. Son únicas en el Nuevo Testamento. Pablo a pesar de las dificultades que estaba enfrentando él puede decir, me mantengo firme, le soy fiel a Cristo, hasta terminar. Cuanto nos falta esa cualidad en nuestras vidas, un principio que hemos dejado atrás cada día

8. Sencillez en el ministerio (33- 35)

Pablo era un hombre sencillo, esta sencillez lo llevo a desprenderse de algunas cosas que para otros serian normales. No había codiciado nada de los demás (33) sino que al contrario con toda sencillez de corazón trabajaba para ayudar a los demás. Necesitamos hombres sencillos en el ministerio, que se fijen menos en las cosas de la tierra y que busquen las del cielo.

9- Oración en el ministerio (36-38)

No podemos negar que Pablo era un hombre de oración, en cada momento que el podía oraba al Señor. Es de suma importancia la oración en el ministerio, Dios se agrada que le busquemos. La oración es uno de los pilares en que descansa el ministerio, Dios espera más hombres de oración.

Hechos 22-26

10- La importancia del testimonio en el ministerio

En el ministerio habrá muchas oportunidades de testificar la palabra, algunas buenas otras malas, pero es importante que siempre recalquemos lo impactante que Cristo ha hecho en nuestras vidas. Los inconfesos se quedan atónitos por los cambios que Cristo hace en las vidas de hombres malvados. Por eso es bueno hacer referencia de nuestra conversión, lo que era antes y lo que uno es ahora 22; 26:4-21. Siempre que Pablo defendía su causa usaba su conversión como medio para hablar la palabra. No callemos y digamos al mundo lo que Cristo ha hecho por nosotros.

11- La importancia de la resurrección en la predica del ministerio.

Uno de los principios que sobresalen en la vida y ministerio de Pablo es el hecho de que El siempre predico la resurrección de Cristo, solo en el libro de Hechos usa la resurrección 7 veces (17:18, 32; 23:6, 8; 24:15,21; 26:23). Pablo resalto la resurrección de Cristo siempre, pues para él es de suma importancia en la predicación del evangelio (Rom 10:9), es necesario que como predicadores, resaltemos esta verdad.

12. La autoridad divina de la Palabra de Dios en el ministerio 24:14-21; 26:21-23

Pablo tenía bien claro lo que significaba la palabra de Dios, era su máxima autoridad a como el dice “creyendo todas las cosas en la ley” (24:14). No había ninguna duda, la Palabra era para Pablo la autoridad. Mire también cuando dice “No haciendo nada fuera de las cosas que los profetas y Moisés dijeron que habían de suceder”(26:22). Para Pablo lo que la Escritura decían era la verdad. Se necesita en el ministerio personas que hablen así de la Palabra, que la crean y la vivan. Este es un llamado urgente a considerar nuestra postura ante la Palabra de Dios.

13- Actitud correcta ante las autoridades en el ministerio 25:9-12; 26:1-3

Otro principio que es bien claro y útil en el ministerio y que Pablo nos deja ver, es la actitud que tenemos ante las autoridades. Como lideres estamos llamados a enseñar que debemos de respetar a las autoridades, a pesar de las condiciones adversas de Pablo, él nunca ofendió a las autoridades Romanas, sino que su testimonio gano a muchos desde sus prisiónes. Qué gran ejemplo a seguir.


Continuar leyendo