En Vivo desde Nicaragua

La Misionera del Aire

Canción actual

Title

Artist


Cuatro pruebas de que Jesús resucito

Escrito por el julio 4, 2019

Uno de los más relevantes temas del cristianismo y pilar sobre el cual este se sostiene es la resurrección de Jesucristo. La importancia de la misma es tal que, Pablo en 1 Cor 15.14 expresa esta gran verdad con palabras retadoras cuando dice: Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.

En este pequeño estudio, trataremos de formular cuatro aspectos importantes que nos ayudaran a probar que nuestra fe está basada sobre hechos comprobables. La resurrección de Jesús, se convirtió en uno de los temas principales de la iglesia a tal grado que se fue formando un credo que leemos en 1 Corintios 15:3-8 (Ver Gálatas 1.18-19). Allí encontramos, las afirmaciones más frescas de lo que la Iglesia sostenía sobre el tema. Sin embargo, la pregunta es ¿Cómo probamos que la resurrección es cierta? Acá 4 cosas que podemos considerar.

1: Los discípulos mueren por sus creencias

Como podemos explicar que 11 hombre que corrieron ante el evidente arresto y muerte de Cristo (Marcos 14:43-50), que lo negaron (Pedro) y que después de haber visto al Cristo resucitado, hubieran sido transformado a tal grado que ellos hayan sido capaces de predicar a Cristo, su resurrección, soportando la oposición, mal trato, siendo muchas veces torturados por su fe y en otras siendo aun muertos sin que lograran sus verdugos hacer que estos negaran su fe.

2: La conversión de escépticos

  1. Jacobo

Otra de las evidencias que son contundentes en cuanto a la resurrección de Cristo es la conversión de algunos escépticos que no creían en Cristo cuando estaba en vida. Uno de los ejemplos más relevantes es la del hermano de Jesús llamado Jacobo. (Juan 7:1–5; Hch 1:14; 1 Cor. 15:7).

Lo fascinante es que después del encuentro de Jacobo con el Jesús resucitado que se nos narra  en 1 Cor 15.7, notamos que este fue transformado increíblemente a tal grado que llego a ser uno de los líderes de la iglesia cristiana primitiva (Hch 12:17; 15:13; 21:18; Ga1:19) y según la tradición murió como mártir confesando y adorando el nombre de Cristo.

  1. Pablo

Otra de las conversiones mas significantes que encontramos en el Nuevo Testamento fue la sucedida en la vida del antes Saulo de Tarso, quien llegaría a ser el hombre que llevo el evangelio a casi todos los rincones del imperio romano. Pablo mismo da testimonio de lo que había sido antes de tener un encuentro con el Jesús resucitado (1 Tim 1:13; Fil 3:6).

Con respecto a este hecho formidable, el profesor de Biblia F.F Bruce dice al respecto que “Es importante reconocer que la evidencia convenció de adentro a afuera a Pablo, a tal grado que lo llevaría a dejar  la  posición de privilegio que poseía en el fariseísmo para seguir un movimiento, detestado y perseguido como el  cristianismo”

Recordemos que aquel encuentro transformador de Saulo sucedió cuando se dirigía a Damasco para aprisionar, castigar y transferir a los cristianos de esa ciudad a las cárceles Jerusalén. Ese encuentro se nos narra en Hch 9:1-9, donde se le aparece en una visión aquel quien era iniciador del movimiento que se llegaría a llamar Cristianismo. Desde aquel día, la vida de Pablo cambiaria completamente, a tal grado que lo llevo a dar su vida por su Señor Jesucristo.

Josh McDowell expresa que hubieron por lo menos cuatro áreas significativas de cambio en la vida de Pablo: 1. Su carácter fue transformado 2. Su relación con los cristianos 3. Su mensaje 4. Su misión.

3: Cambio en la estructura social

Otras de las evidencias más significativas que prueban la resurrección de Cristo es encontrada en el cambio social sucedido en la ciudad de Jerusalén. El apóstol Pedro en su primer sermón predicado, es directo al expresar que aquel hombre que ellos habían crucificado Dios le levanto de entre los muertos (Hch 2.22-32). Esta nueva predicación iba en contra de las creencias del pueblo judío, había sido enseñado desde su niñez a seguir y cumplir la ley mosaica y todos sus preceptos.

El impacto de la resurrección de Cristo transformaría la estructura social a tal grado que en el momento que Pedro predica de la resurrección, se convierten solo en ese día tres mil personas (Hch 2.41). Es importante reconocer que este era un cambio social increíble porque aquellas personas estaban dejando sus creencias ancestrales. Esta decisión les llevaría a la persecución, rechazo de su familia y perdida de todo derecho familiar.

Después en el segundo sermón de Pedro, nuevamente Pedro predica de la resurrección de Cristo y nuevamente se convierten alrededor de cinco mil almas (Hch 4.1-4). La predicación de la resurrección de Cristo llevo a los miembros del Sanedrín, a amenazar a los apóstoles a no predicar más de la resurrección de Cristo, golpeándolos y encarcelándolos, sin embargo, estos hombres no frenaron de predicar al resucitado y además sus verdugos no podían presentar pruebas que comprobara a sus seguidores que lo que estos hombres predicaban era una gran mentira, un fraude que fácilmente se podía comprobar.

4: El nacimiento de la iglesia

Otro de los aspectos más importantes que tenemos para probar que la resurrección de Cristo es verídica, es el nacimiento y expansión de la iglesia en un tan corto periodo de tiempo. Debemos de recordar que la iglesia no quedo limitada a la ciudad de Jerusalén. El resucitado Mesías se les había aparecido y comisionado a ir por todo el mundo (Mateo 28.19-20; Marcos 16.15; Hch 1.8). Esta ordenanza de ir por todo el mundo y predicar el evangelio fue tan agresivo y decidido que en poco tiempo, miles de personas se habían adherido al nuevo movimiento.

Esto es importante porque, las ordenanzas de un muerto, si es que aun consideramos que estaba muerto, fueran tan efectivas. El cristianismo brinco y se sobrepuso aun en tiempos de persecución sobre religiones, ideologías, filosofías y demás creencias que habían es su tiempo. El impacto fue tal que para el año 330 Constantino en forma muy misteriosa hacia del cristianismo la religión del imperio.

Sin duda a como lo menciona el historiador Philip Schaff: “La iglesia cristiana descansa sobre la resurrección de su fundador. Sin esta, la iglesia nunca hubiera nacido, o si lo hubiera hecho, rápidamente hubiera desaparecido. El milagro de la resurrección y la existencia del Cristianismo están tan cercanas de ellas que se mantiene o caen juntas” [1]

 

[1]Geisler, N. L., & Hoffman, P. K. (2001). Why I am a Christian : Leading thinkers explain why they believe (218). Grand Rapids, Mich.: Baker Books.


Continuar leyendo