Canción actual

Title

Artist


¿Deberíamos de usar la Psicología en la Consejería Pastoral?

Escrito por el octubre 2, 2019

INTRODUCCION

La Consejería ha sido desde siempre una de las aéreas más importante en el ministerio pastoral. Es por medio de esta que el ministro logra dar a la grey que se le ha puesto en sus manos el debido cuidado espiritual. Es por esa razón que la mayoría de los siervos de Dios, hacen esfuerzos grandísimos para estar preparado y así poder ayudar a aquellos que tiene la responsabilidad de guiar. Sin embargo, es en un mundo cambiante donde al siervo de Dios le ha tocado ministrar. Un mundo con altos grados de contaminación, con problemas sociales que parecen no tener fin, entre los que se destacan gobiernos ineficientes para cumplir con sus pueblos, desempleo, hambre, miseria, pobreza extrema, enfermedades incurables, inmoralidad extrema y apatía hacia Dios. Es acá donde se nos presenta el gran reto para poder cumplir con eficacia dicha misiva. Pero, según algunos esta realidad nos llevaría a la necesidad de echar mano de herramientas modernas a parte de la Biblia, entre ellas la Psicología, que nos permitirían cumplir este trabajo de una forma más efectiva. Pero nos preguntamos sinceramente, ¿Deberíamos de usar la Psicología en la Consejería Pastoral?

Creemos que un estudio de estas dos ramas de conocimiento, a saber, el teológico y el psicológico nos pueden dar las directrices para resolver el problema planteado. En este estudio, nos proponemos demostrar que la Psicología no es una buena ayuda que nos permitiría cumplir con la consejería pastoral que la Iglesia necesita, pues, consideramos que la palabra de Dios tiene toda la información necesaria para esta labor.

Para probar nuestra postura, haremos un estudio de las similitudes entre estas especialidad, tratando de encontrar su compatibilidad, analizando el resultado que ambas han tenido a través de su periodo de existencia, así como lograr entender cuál es la aceptación  general de la Iglesia sobre este tema hoy.

Para ello, haremos uso de los diferentes materiales disponibles, fuentes confiables, tanto cristianos como seculares, que defienden o se oponente al uso de la Psicología en la consejería pastoral. Además consultaremos revistas, notas en internet, y todo aquel recurso veraz que nos permita desarrollar este tema.

Este trabajo está completamente dirigido a todos aquellos líderes cristianos que desarrollan día a día el laborioso y pesado trabajo de aconsejar a la grey del Señor. Tanto seminaristas, misioneros, ancianos, diáconos y pastores.

I. Es compatible la Psicología con la Consejería Pastoral

a. Definiciones e inicios

Es importante establecer desde el inicio si estas dos ramas tanto la Psicología como la consejería Pastoral son compatibles. Es por eso que es de suma importancia definir cuál es el área de estudio de ambas. Por un lado podemos decir que la Psicología es la “ciencia” que estudia la conducta del ser humano. Esta disciplina nace en el año 1880 con un medico llamado Sigmund Freud. “Fred escribió acerca del desarrollo humano, la conducta anormal y los sueños, así como una teoría de consejería, a la cual llamo Psicoanálisis. Freud también escribió acerca de religión y sugirió que los creyentes eran psicológicamente inestables”[1]. Por otro lado, la consejería pastoral, cabe la aclaración Bíblica, “se refiere a «la relación entre el pastor y aquellas personas de su rebaño o de la comunidad que recurren a él en busca de ayuda espiritual”.[2] Esta nace dentro de la Iglesia establecida en los primeros años de nuestra era Cristiana. El apóstol Pedro escribiría a los pastores en aquel periodo: “Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto” [3].Sin duda alguna “existen varias fuentes de información que nos dan a entender que el consejo pastoral formaba parte de las actuaciones ministeriales desde la antigüedad[4]. Además, debemos afirmar que dicha figura del cuidado pastoral es fácil de encontrar muchos años atrás en la Historia de Israel, siendo Dios mismo el Pastor que cuidada a sus ovejas (Salmo 23). Podemos ver entonces que la Psicología tiene su nacimiento en el hombre mismo y la Consejería Pastoral en el Dios creador.

b. ¿Se enfocan en el mismo campo de acción?

A como hemos podido notar con anterioridad, la Psicología se enmarcar en el estudio de la conducta humana, tratando de saber el porqué del actuar del hombre.  Asimismo, trata de aplicar métodos que puedan corregir su comportamiento. Por otra parte, la Consejería Pastoral trata no de saber porque actúa el hombre de cierta forma, porque ya es de su conocimiento, sino más bien busca restablecer el comportamiento normal que debería tener todo creyente, llevándolo a reconocer que esto se debió casi en la mayoría de los casos a pecados que van en contra de su nueva naturaleza en Cristo. Mientras la Psicología enfoca su campo de acción en la suposición de que el hombre es completamente bueno, para ponerlo más en claro, desde un punto humanista, La CP establece que el hombre es un vil pecador. Sin lugar a duda, podemos ver que el campo de acción de la Psicología es contrario a la cristiana que se enfoca en Dios como su fundamento primario. Un ejemplo de esto es la  psicoterapia la cual de define como:

“…una técnica de intervención psicológica, en la que cada aproximación teórica ha desarrollado un conjunto de técnicas especializadas para resolver la problemática de los pacientes. En el caso de la aproximación cognitivo-conductual, también ha generado sus propias técnicas y puntos de vista a partir de la práctica continua…”[5]

Vemos que la Psicología trata de implementar métodos, que puedan ser observables, analizados, comprobados por medios científicos, pero la CP, se enfoca en el aplicar valores ya determinados eternamente por Dios. El uno trata los problemas del hombre desde un plano físico, el otro lo hace desde un plano espiritual. Debemos de reconocer que hay hermanos cristianos sinceros que aman al Señor y que creen que se debería usar la psicología en la C.P, porque según ellos “lo sicológico y lo teológico cuando interactúan entre si, influyen sobre las tres expresiones de la humanidad: alma, mente y cuerpo”[6]. Pero la Biblia deja bien en claro que ese es su campo de acción exclusivo de Dios, Pablo lo expresa de esta forma: Que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser—espíritu, alma y cuerpo— sea guardado irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo.[7]  Dios no invita a nadie a tratar con el alma, mente y cuerpo, El mismo los santifica y guarda sin pedir ayuda de la psicología. Además vemos que el problema mayor de esto, se basa en que la Psicología acciona su conocer a través del conocimiento humano, finito y no en Dios un ser infinito. Podemos por ello decir que el enfoque y campo de acción de estas no es el mismo, por lo consiguiente incompatibles.

c. ¿Tienen una misma base de autoridad?

Toda ciencia o base de estudio tiene sus fundamentos en credos o enunciados estipulados de antemano, que les permite trazar su identidad y línea de acción. Es notable ver que el agua no se fusiona con el fuego, sino que son contrarios no teniendo entre ellos afinidad. Asimismo, ahora nos disponemos a ver cuál es la base de autoridad que tienen la Psicología y la Consejería Pastoral para ver si son compatibles en esta área. Podemos notar según lo expresado por Freud sobre la religión que “la disciplina secular de la sicología está basada en suposiciones ateas y fundamentos evolucionistas y es capaz de tratar con la gente solo superficialmente y a nivel temporal”[8]. A cómo podemos notar, la Psicología tiene como base de autoridad el cuerpo de enunciados que se han venido estableciendo por medio del hombre y que rechaza abiertamente la autoridad de la palabra de Dios. Nótese algunos enunciado sobre esto, se dice que: “algunos problemas humanos no se mencionan en Escrituras…la Biblia no fue escrita como autoayuda…Este no declara ser un texto de técnicas de consejería o de solución de los problemas personales”[9]

También podemos notar en las aseveraciones de los psicólogos seculares y aun cristianos,  un desprecio a la autoridad que Dios da a su palabra, la cual es útil en todas las aéreas de necesidad del hombre según Dios mismo dice en  II Tim 3.16. Ellos no se percatan  del alto valor que Dios le da a su palabra, como bien nos dice David: Porque has engrandecido tu nombre, y tu palabra sobre todas las cosas[10] (negrillas mías),insisto, nótese por favor la declaración, “sobre todas las cosas” .Mientras la Psicología presenta un abierto rechazo a las Sagradas Escrituras tildándolas de obsoletas, el testimonio de la palabra de Dios es que “la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. [11] . Podemos asegurar entonces, que la base de autoridad entre la Psicología y la CP, son diferentes y por consiguiente incompatibles, mucho bien nos haríamos si escucháramos la voz del apóstol a los Corintios cuando les dice: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? [12]. Hacer caso omiso seria rechazar la autoridad de la palabra de Dios y por ende a Dios mismo.

II. Analizando algunos resultados

a. ¿Ha sobrevivido la Consejería Pastoral sin la Psicología?

En este punto quisiéramos resaltar, el hecho que la consejería pastoral ha sobrevivido por más de 2000 año sin el apoyo de ninguna otra ciencia que tratare de venir a su rescate. Algunos sostienen, la autoridad de la Iglesia en la consejería a través de los tiempos, pues se puede decir que “En el campo de las enfermedades sicosomáticas, la iglesia tiene un claro ministerio. Las oraciones de  intercesión por los enfermos, y las curaciones de fe, han existido a través de la historia, y mientras exista la fe, seguirá siendo así[13]. Pero esas afirmaciones ahora necesitan para mucho la intercesión de terceros para poder cumplir con la tarea de aconsejar. Podemos notar que también el apóstol Pablo escribiendo a su amado colaborador en la  segunda carta a Timoteo 6.20, le instruye como debe de aconsejar a los miembros de aquella congregación que estaba dirigiendo. Posiblemente existía la presión sobre el uso de la filosofía griega o el naciente gnosticismo, pero Pablo se opone rotundamente.  Debemos de nota a como bien apunta Carson que:

Pablo evidentemente siente que esto es de tal importancia que debe subrayarlo. De nuevo le advierte contra el envolverse con la falsa enseñanza. Las palabras falsamente llamada ciencia pueden recordarnos la pretensión de los maestros de poseer un “conocimiento” especial en la misma manera que los gnósticos tardíos.[14]

 Estos mismos alardes de conocimiento son los que la sicología pretende tener sobre la C.P. queriendo suplantarla de la función que ha desarrollado exitosamente por  tan prolongado periodo de tiempo. Pero a pesar de todo esto se escucha más seguido que “la Teología necesita de la Psicología como ciencia auxiliar para comprender al hombre”[15]. Pero la verdad es que la Psicología ni es ciencia, ni es necesaria.

Seguimos sosteniendo que hay un problema en esto ya que, “Durante generaciones, los cristianos llevaron sus problemas al Señor en oración. Ahora han de llevarlos a un psiquiatra o a un psicólogo. A los jóvenes ya no se les apremia a que prediquen la Palabra. Ahora el lema es «Practicad la orientación psicológica»”[16]. Todo esto a cómo podemos ver a venidos solo a socavar la autoridad de la Iglesia y del mismo mensaje del evangelio de Jesucristo, pero la misma verdad se mantiene, la Consejería Pastoral no ha necesitado de la Psicología y hasta donde podemos ver no la necesitara jamás, todo está en el compromiso de los siervos de Dios en el estudio meticuloso y comprometido de las Sagradas Escrituras. Solo así se podrá cumplir efectivamente con esta tarea del aconsejar al rebaño de Dios.

b. La Psicología deudora de la Teología

Es más que conocido que la Psicología es deudora de la Teología. Esta, se ha

apropiado poco a poco de las aéreas de trabajo de la Consejería Pastoral. Algunos partidarios que por profesión son sicoterapeutas defienden que estas dos áreas son hermanas entre sí. Claro está que estos enunciados son expresados por el área liberal de la iglesia, uno de sus máximos voceros es la Sicóloga Cabezas quien es co-pastora y fundadora del Centro Cristiano de Psicología y de Ministerios “Libertad” de Costa Rica, ella sostiene que “la teología y la psicología pertenecieron, una vez, a la misma disciplina: a la filosofía. Ella es, en cierto sentido, la madre de ambas y las dos coexistieron en ella. Se gestaron juntas, en un mismo vientre. Son hermanas”[17]. Sobre esto me atrevo a hacer la siguiente pregunta: ¿de dónde saco la Dra. Semejante locura? Claro está, el deseo de introducir la psicología en la consejería pastoral, pues ella es tanto pastora como psicóloga, lo que la ha llevado a defender esta insostenible teoría. Más bien notamos, que los máximos defensores y fundadores seculares de la Psicología expresan que esta es deudora de la Teología. Carl Jung (1875-1961) famoso psicólogo y eterno amigo de Freud, quien a la vez repudio al cristianismo, sostuvo que:

Las religiones son sistemas de curación de enfermedades psíquicas…esa es la razón por la cual los pacientes fuerzan a los psicoterapeutas dentro del rol de un sacerdote, y esperan y demandan que los lidere de sus aflicciones. Esa es la razón por la cual nosotros, los terapeutas, debemos ocuparnos de los problemas que, estrictamente hablando, pertenecen a los teólogos[18].

Este enunciado de Jung se entendería mejor en el contexto cristiano si usáramos la imagen de un pastor, quien es el que vela normalmente por el cuidado de las almas. Esto es sin duda contrario a lo que la Dra. Cabezas sostiene.

Por otro lado, debemos de aclarar que respetamos los considerandos de hermanos en Cristo, pero estamos de acuerdo con sus ideas. No nos queda, la menor duda de que la Psicología es deudora de la CP, y por ende de la Teología. Otro de los más grandes exponentes y defensores de la psicología también sostiene nuestro enunciado. Nótese que “Lance Lee se refiere al “psicoanálisis como una religión escondida detrás de una verborragia científica” y como una “religión sustituta tanto para quien la ejerce como para el paciente”[19]. Esto son algunos de las muchísimas citas de expertos en psicología que entienden que lejos está que la teología sea hermana de la psicología, sino más bien que esta última es deudora de la primera.

c. ¿Cuáles han sido los resultados de esta unión?

A como planteamos en nuestra introducción, nuestro objetivo es el demostrar que la

Psicología no se debería de usar en la Consejera Pastoral. Esto es entendible porque en la actualidad muchos siervos de Dios ya hacen uso de ella, por lo que no vemos el sí se puede, porque eso ya es realidad, sino más bien el que si bebiéramos usarla. Ahora queremos considerar, cuáles han sido los resultados de esta unión ya consumada. Tal vez la siguiente cita le llame la atención al sentir de muchos de los sectores cristianos con respecto a esto. En una revista cristiana muy leída se mencionó: “El gran enemigo de la fe cristiana ya no es, en nuestro tiempo, la crítica liberal escrita sino la Psicología. Todo se explica psicológicamente. Dios no nos creó a nosotros, sino que nosotros creamos a (nuestro) Dios”[20]. Tal declaración debería de prevenirnos de los problemas que la introducción de esta rama está causando al cuerpo de Cristo. Uno de los resultados más comunes es la división que está sucediendo a nivel de la Iglesia. Deberíamos de recordarnos de estas palabras: Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis toda una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones…[21] . tal vez estas palabras hagan eco en

nuestros corazones.

A la vez, la misma Dra. Cabezas sostiene que “En algunos círculos, la lucha entre la teología y psicología, ha comenzado a menguar”. [22] Pero me pregunto: ¿debería de ser esto algo que se mire con agrado, más cuando las partes enfrentadas son miembros del cuerpo de Cristo? Pienso que no. Pero esta lucha no solo ha sido dentro de la Iglesia, sino entre denominaciones, seminarios teológicos, entre otros. Por otro lado, muchos sueñan que esto llegue a su fin, y que la Iglesia considere los grandes beneficios de la Psicología en la vida del hombre moderno. Pero aun a pesar de esto hay hermanos a favor de la integración que tienen que seguir sosteniendo dicha rivalidad, a como escribe un integracionista: “si bien la psicología ha tratado a la religión con desdén, por otra parte, la religión organizada ha tratado  la psicología como un ente negativo desde su introducción”.[23] Todas estas declaraciones, nos dan un parámetro de lo que está sucediendo con la Psicología en relación a la Iglesia y mayormente en torno a la Consejería Pastoral que es el área que según los defensores pretende ayudar. Tal vez la reflexión del profeta Isaías nos haga recapacitar a los que han permitido el ingreso de la Psicología a la Iglesia y que la utilizan como medio de de ayuda en la consejería, aquellas palabras nos deberían de impactar cuando dice:

¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! ¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos! [24]

d. Algunos resultados de la Psicología en el ámbito secular y cristiano

Uno de los grandes problemas que pensamos ha afectado más la relación que existe entre la Psicología y la Consejería Pastoral es os diferentes testimonios de personas que han estado bajo el cuidado protector de la Psicología. Muchos aun siendo cristianos, han sido influenciados por la promoción que se le ha dado a esta, pero los resultados han sido desastrosos. Nótese el testimonio siguiente:

“Durante seis años fui a ver a mi analista cinco veces a la semana y me privé de muchos de los pequeños extras de la vida, como vestidos bonitos y vacaciones, para poder pagarlo. Pero cuando enfermaba y perdía una sección, pasaba algo extraño. Mi analista insistía en que mi enfermedad era una especie de venganza psicosomática- que estaba subconscientemente resistiéndome al tratamiento. [25]

A cómo podemos analizar, la Psicología siempre tiene algo en manos que diagnosticar. Notamos que es doloroso que una persona se someta por tan largo periodo e charlas sin resultados, lejos de una ayuda me suena más como un abuso, no solo por no tener resultados, sino además por los altos costos que esto conlleva. Aquí es donde llegan las palabras de nuestro Señor Jesucristo quien siempre está esperando que todo el mundo se acerque a Él. Su invitación es sencilla: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar[26]. La propuesta es para todos, no para los que pueden pagar, la afirmación es contundente, yo os hare descansar. Esto es lo que necesita el cristiano, no técnicas inventadas por hombres pecadores, sino la misma palabra de Dios que es eterna y poderosa.

El testimonio anterior es solo uno de millones de este tipo. Pero también en el ámbito secular se escucha un muy marcado rechazo a la Psicología. Es notable ver que esta ciencia no ha sido aceptada desde tiempos remotos por el área no cristiana, pero lo que asombra es que mientras el mundo la rechaza, en la Iglesia se mantienen arduas luchas para incorporarla a la vida del cuerpo de Cristo. Por otro lado, algunas publicaciones de renombre se han encargado de presentar la problemática que ellos consideran encontrar en la Psicología, acá algunos cuantos recortes de ellos, que nos presentan el problema real:

La psiquiatría es una problemática rama de la medicina. Críticos desde dentro y desde fuera de la profesión la diagnostican como padeciendo confusión, grave enfermedad o como agonizando. El 2 de abril de 1979, la revista Time publicaba un reportaje de fondo titulado “Psychiatry’s Depresión” (La depresión de la psiquiatría), y atribuía la dolencia a una “crisis de identidad”. [27]

Este último informe luciría el título: ¿Ha muerto Freud? Por último, debemos de considerar el aspecto cambiante de la Psicología. A como mencionamos con anterioridad no hay ninguna razón para considerarla como una ciencia, su aspecto cambiante y la incorporación de nuevos sistemas la hace poco estable. MacArthur no se equivoca cuando expresa que:

Hoy día, pocos psicólogos y psiquiatras dicen seguir exclusivamente las psicologías más antiguas. Esto refuerza el hecho de que la psicología es un flujo constante que la aleja de ser una ciencia acabada. Las teorías psicológicas son reemplazadas con frecuencia por otras teorías psicológicas.[28]

Sin lugar a duda deberíamos de considerar la verdad de que si el fundamento no es estable, ¿Cómo lo será el edificio? La Psicología, a pesar de ello a tratado abiertamente de ganar espacio en la Consejería Pastoral. Como podría un pastor serio considerar utilizar métodos psicológicos para tratar con sus aconsejados, cuando ella es tan inestable y con poca credibilidad. Bien haría el siervo de Dios en seguir utilizando la herramienta que los siglos el pueblo de Dios ha utilizado, aun en medios de cambios funestos, desempleos, muerte, miseria, y todo aquello que pudiera afectar al hombre, hablamos de la inerrante y eterna Palabra de Dios. Todas las doctrinas psicológicas cambian, pero la Biblia continúa teniendo el sello del Dios Todopoderoso que nos dice: “La palabra del Señor permanece para siempre”[29]. Tú decides hermano pastor, hermano consejero, entre lo humano y lo eterno, al

fin la decisión es tuya.

CONCLUSION

A lo largo de este trabajo hemos venido considerando si se debería de echar mano o no de la Psicología como apoyo a la Consejería Pastoral. Desde el mismo inicio nos dimos a la tarea de establecer si ellas eran afines. Nos vimos envuelto en el definir en qué consisten ambas, y a la vez notamos en quien tuvieron su origen. Asimismo, logramos observar que el campo de acción de estas a pesar de que es muy parecido no es el mismo, donde el uso de técnicas difiere en gran manera. Por último, en esta sección, logramos notar que estas no tienen la misma base de autoridad, mientras la Psicología se alberga en las muchísimas definiciones humanísticas que cambian a través de los tiempos, la Consejería Pastoral toma su autoridad de la palabra de Dios. Todos estos considerandos nos llevaron a establecer que no son compatibles entre sí.

En segunda instancia, analizamos el hecho de que, si la Consejería Pastoral ha sobrevivido sin la Psicología, llegando a la conclusión de que sí y con mayor efectividad. También vimos el hecho de que la Psicología es deudora según los mismos exponentes de esta ciencia a la Teología, cosa que algunos cristianos piensan es al revés. También notamos cual ha sido el resultado de la unión que se ha dado entre ellas y logramos divisar riñas, insultos y divisiones. Por último, analizamos el resultado de la Psicología en el ámbito secular y cristiano, cosa que nos llevó a entender el peligro de incorporarla en la Consejería Pastoral.

Por lo tanto, después de un análisis, aunque no exhaustivo, hemos logrado establecer dificultades que han presentado, presentan y se presentaran en el deseo que hay de casar estas dos aéreas. Por lo que creemos que el uso de la Psicología en apoyo a la Consejería Pastoral esta fuera de lugar, pues esta ha sido efectiva sin aquella por siglos, haciendo un trabajo formidable en el cuido de las almas. A la vez, debemos de resaltar la rivalidad que ha habido entre ambas, así como el desprecio de los expositores de la Psicología hacia la Consejería Pastoral, y en especial a Dios mismo, que nos permite saber que no proviene de una misma fuente.

Por lo consiguiente, creemos que hemos podido establecer los parámetros por el cual, podríamos defender nuestra postura de no hacer uso de la Psicología en la Consejería Pastoral, considerando que la Palabra de Dios tiene todas las directrices para tratar con el ser humano. Debemos sin embargo de aclarar que el estudio y conocimiento de la misma por los siervos de Dios debería de ser considerada, más cuando cada vez se usa más la terminología psicológica.

No nos queda más que agradecer y reconocer humildemente que este trabajo por su extensión no cubre todas las aéreas en la cual se podría haber desarrollado este trabajo. Estamos más que seguros que este tema es en gran manera considerado, y nos tocara un día analizar, y evaluar el mismo cuando nos encontremos sirviendo al Señor en el ministerio. Esto nos debería importar, más cuando nuestro deseo debería de ser, honrar a Dios con todo lo que hacemos.

 

[1] Collins Gary. (1992).  Consejería Cristiana Efectiva. Grand Rapids, Michigan: Editorial Portavoz. Pg.11

[2]Deiros, P. A. (1997). Diccionario Hispano-Americano de la misión. Casilla, Argentina: COMIBAM Internacional.

[3]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (1 P 5.2-3). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[4] Polischuck Pablo. (1994). El Consejero Terapéutico.  Barcelona, España: Editorial CLIE.  Pg.  23.

[5] Revista Electrónica de Psicología Iztacala . Vol. 5 No. 1 .abril de 2002. Online.  . visto el 17/11/2007.

[6] Leon Jorge A. (1996).  Hacia una Sicología Pastoral para los años 2000. Nashville, TN: Editorial Caribe.  Pg. 24

[7]Reina Valera Revisada (1995) Bible Text. 1998 (1 Tes 5.23). Miami: Sociedades Bíblicas Unidas.

[8] F. MacArthur John. (1996).  Una nueva mirada a la Consejería Bíblica. USA: Editorial Caribe.  Pg. 22

[9] Bulkley Ed. (2001).  ¿Por qué los Cristianos no pueden confiar en la Psicologia?. Grand Rapids, Michigan: Editorial Portavoz.  Pg. 29

[10]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Sal 138.2). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[11]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (He 4.12-13). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[12]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (2 Co 6.14-15). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[13] [13] Leon Jorge A.  op.  cit.  Pg. 25

 

[14]Carson, D., France, R., Motyer, J., & Wenham, G. (2000, c1999). Nuevo comentario B??blico : Siglo veintiuno (electronic ed.) (1 Ti 6.20-21). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[15] León, J. A. (1973). Psicología de la experiencia religiosa: Leon, Jorge A. (22). Buenos Aires, Argentina: Ediciones Pleroma.

[16] MacDonald  William.   LA PSICOLOGIZACIÓN DE LA IGLESIA.  Traducción del inglés:

Santiago Escuain. Online: http://www.sedin.org/propesp/X0129_Ps.htm.  Visto el 19/11/2007.

[17]  Rita Cabezas.  (1988).  Psicología Cristiana. Barcelona, España: Editorial Clie.  Pg. 11

[18] Bobgan y Deidre Martin.  Psicología como religión (Parte I). Revista “Llamada de Media Noche”. Febrero 2007. Pg. 27

[19] Bobgan y Deidre Martin.  Psicología como religión (Parte II). Revista “Llamada de Media Noche”. Marzo 2007. Pg. 20

 

[20] H.J. Hegger. Fe y Psicología. Revista “En la Calle Recta. Enero- Febrero 2004. Pg.  24.

[21]Reina Valera Revisada (1995) Bible Text. 1998 (1 Co 1.10). Miami: Sociedades Biblicas Unidas.

[22]  Rita Cabezas.  op.  cit.  Pg. 33

[23] Pablo Polischuck.  (1994).  El Consejero Terapéutico. Barcelona, España: Editorial Clie.  Pg. 27.

[24]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Is 5.20-22). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[25] Willian MacDonald. Op. cit . 19/11/2007

[26]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Mt 11.28). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[27] Paul W. Leithart, M.D. La Psiquiatría y la Biblia. Traducción del ingles y adaptación: Santiago Escuain. Online: http:// www.sedin.org/propesp/X0130_Ps.htm. 19/11/2007

[28] John MacArthur. (2004).  Piense Conforme a la Biblia. Grand Rapids. Michigan: Editorial Portavoz. Pg. 214

[29] Reina Valera Revisada (1960). 1998 (1 P. 1.25). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.