En Vivo desde Nicaragua

La Misionera del Aire

Canción actual

Title

Artist


Cuadro Escatológico

Escrito por el octubre 8, 2019

Uno de los aspectos más impresionantes que se nos presentan en la Palabra de Dios es el profético. A través de la profecía bíblica, nuestro Dios Todopoderoso nos hace partícipe de acontecimientos maravillosos que tendrán lugar en un futuro. Siendo estos tan importantes, haríamos bien en tener una visión más amplia de los diferentes aspectos y acontecimientos que van a suceder en el calendario profético de Dios, esto tomando en cuenta el llamado a “No menospreciar las profecías”, nótese, no la profecía, sino “las profecías “, el conjunto total de lo que Dios ha establecido sucederá en la historia de la humanidad.

Así que, partiendo de la declaración anterior, examinaremos las profecías que encontramos en la Palabra de Dios. Trataremos de explicar en términos sencillos 12 acontecimientos importantes que se nos presentan en el cuadro futuro de la humanidad, colgando de ellos otros sub puntos que son producto de los mismos. Además, para mayor comprensión de estos acontecimientos, anexaremos a este trabajo un grafico explicativo que nos ayudara a ubicar cada uno de estos eventos.

También, debemos de explicar que este trabajo estará regido por una hermenéutica natural, Histórica- Gramática que consideramos es el método más correcto de ver e interpretar las Escrituras. Ya con esto en mente, comencemos este fabuloso viaje a través de lo que Dios ya nos revelo, respecto al futuro del hombre. Oramos porque él nos guie en este caminar.

 

  1. Nacimiento de Cristo

Cuando hablamos de la Profecía, necesariamente el centro de ella es nuestro Señor Jesucristo.  Su nacimiento es el cumplimiento de una serie  interminables profecías esparcidas por toda la Biblia. El apóstol Pablo nos hace ver claramente en Gálatas 4:4 la magnitud de esto, ya que Cristo ha sido y será siempre el centro de la revelación, siendo su nacimiento un acontecimiento extraordinario explicado por el apóstol como “el cumplimiento del tiempo” que es nada más ni nada menos que el cumplimiento de la promesa profética de un Salvador dada en Génesis 3:15. Desde el mismo tiempo de la caída, Dios lanza su plan de salvación por medio de Cristo, sin duda el centro de la profecía.  Es por eso que necesariamente debemos de empezar con el niño del pesebre. Acá otras citas proféticas de su nacimiento y de su cumplimiento: Nacido de una virgen Isaías 7:14 – Mateo 1:18, 24,25; Nacido en Belén Miqueas 5:2 – Mateo 2:1; Juan 7:42, Lucas 2:4-7. A esto se suman múltiples pasajes proféticos que nos dicen más acerca del Salvador, su divinidad, descendencia, profesión, nombres con que sería conocido, etc. Sin duda, el nacimiento de Cristo que apunta hacia la cruz es uno de los aspectos más importantes de la profecía.

2. La Crucifixión de Cristo

La historia de la humanidad fue dividida en un antes y un después del nacimiento de Cristo. En el aspecto espiritual, fue dividida en un antes y un después de la Cruz de Cristo. El hecho de que Cristo muriera en la cruz, es el centro mismo del plan profético, el haber muerto en la cruz es vital, a como leemos en Apocalipsis, “porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía[1].  Su acto salvífico marca el destino de la humanidad, su salvación y perdición. El destino del hombre en la eternidad será el resultado de cómo miro este acontecimiento. La Cruz nos catapulta, hacia una nueva dispensación, el nacimiento de la Iglesia y los demás acontecimientos que trataremos en este trabajo. La cruz es el centro del plan profético, el lugar hacia donde miro Abraham, por fe, y hacia donde nosotros volteamos por la misma fe en ese sacrificio. La Cruz es tan importante que es un punto importante en la revelación de las 70 semanas de Daniel (Daniel 9.26).

3. Pentecostés

Si el aspecto profético que apuntaba al Salvador prometido en Génesis 3:15 se cumple en la Cruz, nos lleva por consecuencia al medio que Dios va a utilizar para llevar su bendición de salvación a la humanidad, esta sin duda nace en el día de Pentecostés, dando cumplimiento a la promesa de Joel 2:28-29. Pentecostés nos marca dos acontecimientos importantes, la venida del Espíritu Santo y el nacimiento de la Iglesia. Hechos 2 en el plan profético de Dios es vital, pues el Espíritu Santo es el que convencerá al mundo de pecado y la Iglesia llevara el mensaje de la bendición a toda la humanidad prometida en Gen. 3.15, explicada y ampliada a Abraham, sobre la gracia manifestada a multitudes.

4. El Tiempo de la Iglesia

Los aspectos escatológicos tienen que ver directamente con tres entidades, Israel, los gentiles y la Iglesia. Esta última era desconocida en el Antiguo Testamento, pero nace en Pentecostés, con el fin establecido por Dios a como lo dice Pablo: “para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor”[2].  La Iglesia es establecida por Dios para llevar su plan de alcanzar a las naciones,  no solo a Israel, sino también a los gentiles. Este periodo es claramente reflejado en Apoc. 2.1 al 3:22. Este periodo de la historia de la humanidad se caracteriza por la presencia de la Iglesia, los redimidos por Cristo que presenta la multiforme sabiduría de Dios al mundo, en el poder del Espíritu Santo, predicando a Cristo Jesús el Salvador. La Iglesia es vital en el plan profético, siete iglesias reflejan este mover del plan de Dios. ¿Por qué es tan importante la Iglesia en relación nuestra? Porque somos nosotros, la Iglesia. Todos los acontecimientos que trataremos ahora tienen que ver con la Iglesia, en gran manera, de acá seguiremos a través de acontecimientos importantes que son de suma vitalidad.

5. El Rapto de la Iglesia

Todos los sistemas de interpretación están de acuerdo que la Iglesia es el medio que Dios está usando en este momento para llevar el mensaje de salvación al mundo, pero no todos están de acuerdo sobre algunos acontecimientos en que ella se ve envuelta. Sin duda, el rapto es uno de ellos. Sin embargo, la Biblia nos enseña que antes que Cristo vuelta, el arrebatara a la Iglesia, para que esta no pase por el periodo de la tribulación, ya que según Pablo, Dios no nos ha puesto para ira (1 Ts. 5:9). Este acontecimiento se llevara a cabo cuando Dios determine es el fin del periodo de la Iglesia. El rapto saca del cuadro a la Iglesia, según leemos en 1 Corintios 15:51-55 y 1 Ts. 4:16-17, y es el preámbulo hacia el cumplimiento de la profecía sobre la tribulación narrada en Daniel 9:27, un periodo de 7 años literales, donde se establece un trato más directo con Israel.

6. El Tribunal de Cristo

Aunque es un evento casi no detallado en la escrituras es de suma importancia, ya que es el momento en que los creyentes salvos por gracia se presentaran ante la majestad del rey. Este acontecimiento es narrado en 2 Corintios 5:10 que dice Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo[3], y también narrado en Rom. 14:10. La clave es la frase “todos” y “haya hecho mientras estaba en el cuerpo”, solo ubicándolo después del rapto, es que podemos entender el todos, y además la ausencia de cuerpo material. Es el tiempo de los galardones de Cristo, un periodo de gran importancia que como creyentes deberíamos de considerar, puedes determinara el cómo nos presentaremos ante Cristo, y lo que recibiremos de Él.

7. La Tribulación y la Gran Tribulación

Este es el próximo suceso en el plan profético de Dios, después del tribunal de Cristo. Los acontecimientos que suceden en este periodo y comprenden los capítulos 6 al 16 del libro de apocalipsis, son sin duda los más fatales de la humanidad. Ya era conocido este periodo en el Antiguo Testamento en Daniel 9:27, este periodo a la vez fue enseñado por el Señor (Mt. 24:3- 29). Los sucesos más relevantes de este periodo son los juicios de los siete sellos, de las siete trompetas, y el de las siete copas. Este es el periodo de trato de Dios principalmente con Israel. Este periodo se caracteriza por estar dividido en dos partes de 3 años y medio cada uno, la tribulación y la gran tribulación, sobresalen como personajes centrales, los 144.000, los dos testigos, la mujer y el dragón, las dos bestias, ángeles, entre otros. Este es un tiempo de gran dolor en el pueblo de Israel.

8. La Segunda Venida.

Sin duda el evento más esperado del cuadro escatológico es la segunda venida. Debemos de reconocer que anterior esto, se dan las bodas del Cordero (Apoc. 19:9-10) acontecimiento que lanza la Segunda Venida. La promesa Bíblica es en gran manera establecida en muchos pasajes, pero ninguno más relevantes que el de Hechos cuando los ángeles dicen; Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo[4] . Citas importantes de la esto los encontramos en 1 Ts. 3:13; Apoc. 19:11-21 entre los más destacados. Este es el preámbulo del reino milenial, el tema más controversial y que tocaremos más a fondo.

9. El Milenio

El milenio es un tema controversial, diría el más controversial, pero debemos de establecer que el énfasis que se da al mencionar este periodo 6 veces en el capítulo 20 de Apocalipsis, da suficiente evidencia de que este periodo es literal, a esto se suma la evidencia del Antiguo testamento con sus alusiones precisas sobre este periodo, acá alguna de ellas “Esa ciudad será exaltada (Zacarías 14:10); será un lugar de gran gloria (Isaías 24:23); será el lugar del templo (33:20), y el gozo de toda la tierra (Salmo 48:2)… Nuestro Señor será un Rey que reinará para justicia (Isaías 32:1). La justicia será el cinto de Sus lomos (11:5). Con justicia El juzgará a los pobres (11:4; 16:5). Sion será llamada Ciudad de justicia (1:26). Sólo los justos entrarán en el reino a su inauguración (Mateo 25:37).[5] Sin duda,  el milenio es el siguiente acontecimiento después de la segunda venida de nuestro Salvador.

10. El Gran Trono Blanco

Momento importante del cuadro escatológico, donde Dios juzga a toda la humanidad que rechazo al Señor. Se narra en Apoc. 20:11- 15. Resaltan aca, la destrucción de los cielos y tierra, la resurrección de los impíos, el escudriño de las obras de los hombres, juicio y castigo eterno.

11. Cosas Nuevas

Antes de entrar en el periodo eterno, existe el tiempo que podemos llamar “Cosas nuevas”, lo vemos en Apoc. 21:1- 22:5. Vemos un nuevo cielo, nueva tierra, nueva Jerusalén, nuevo orden universal, nueva luz, nuevo paraíso. Este es el preámbulo hacia la eternidad. Todos los sucesos se van moviendo en un orden cronológico, que el solo hecho de tratar de alegorizarlo sería un problema hermenéutico grave.

12. La Eternidad

Todos los acontecimientos proféticos se han cumplido, solo se espera el estado eterno, cuando Cristo entregue el reino al Padre según I Corintios 15:24 Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies[6] . Hemos llegado al final del recorrido en el cuadro escatológico del Señor, todo lo dicho lleva la aprobación del Señor cuando dice: “Estas palabras son fieles y verdaderas” (Apoc. 22:6). Acá comienza la comienza la eternidad, dando fin al plan profético de Dios para la humanidad. Termina con esta verdad, El sigue siendo el rey de toda la creación. A El sea la gloria.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *