RSR ONLINE

La Misionera del Aire NICARAGUA

Canción actual

Title

Artist

Programa Actual

Programa Actual


David y las consecuencias del adulterio

Escrito por el marzo 18, 2020

I.              David tratando de esconder su pecado. (2 Samuel 11:4-8)

Sin duda, existe la tendencia de creer que podemos andar haciendo males por todas partes si tener ningún resultado que afecte nuestras vidas. Sin embargo, Dios establece lo que llamamos una ley espiritual en Gálatas 6:7 “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”. David estaba a punto de cosechar lo que había sembrado y esto lo pondría en una situación desagradable en su vida familiar, su honor y sobre todo su reinado, pues había cometido el gran error de tomar la mujer de uno de sus más valientes hombres que estaba dando su propia vida por él. Esto a la larga podría levantar a un grupo en su contra y David lo sabía bien. Es por eso que a toda prisa David trata de esconder su pecado.

En el verso 5 leemos los resultados de la acción equivocada realizada por el rey. Betsabé está en cinta y rápidamente hace saber al culpable del asunto. David y solamente el era el culpable y Betsabé sabe que la situación en que estaba no iba a poder ser ocultada por mucho tiempo. Ahora la cabeza de Betsabé también está en problema, ya que ella podría ser acusada de adulterio y ser condenada a morir a pedradas como solía juzgarse un caso de esta magnitud, juicio que también podrían caer sobre David si ella daba a saber quién era el padre del la criatura. En Deuteronomio 22:22 leemos “Si fuere sorprendido alguno acostado con una mujer casada con marido, ambos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer también; así quitarás el mal de Israel:

El hasta hace unos días sabio rey, ahora usaría de la astucia, poder e hipocresía para poder salirse del problema. El verso 6 dice que David envió a traer del campo de batalla al esposo, actuando astutamente habla con él, a un grado de hipocresía único. En el verso 8 después de haberle hecho algunas preguntas ordena que fuera a su casa, buscando que este se acostara con su esposa y así la falta fuera cubierta y tanto él como Betsabé pudieran ahora salir limpios del problema. Pero sus planes no iban a salir como él lo había planeado.

¿No se le hace a usted común esta actitud tomada por David? ¿No ha hecho usted algo parecido para cubrir su pecado?

II.            David ante una situación no esperada (II Samuel 11:9-13)

Hasta esta altura, David se siente seguro de que todo va a salir según su plan. Urías es alagado con un presente que posiblemente tenia vino, su corazón se alegraría e iría donde su mujer, se uniría a ella y todo estaría resuelto. Sin embargo, David se encontraba ante un problema no esperado. Su siervo Urías no haría lo que él esperaba. De los versículos 9 al 11 vemos la reacción de Urías quien le expresa que él no puede ir a su casa cuando el pueblo está en campaña luchando una guerra feroz. El problema empezó nuevamente para David en el verso 9, “más Urías durmió a la puerta” al hacerle saber esta mala noticia, David hipócritamente lo enfrenta en el verso 10 insinuándole su falta de razonamiento. Pero Urías respondió, no es posible que yo este con mi mujer y el pueblo en batalla.

El famoso rey se encuentra ante una situación no esperada. El famoso plan se ha caído por los suelos. David había obviado que Dios establece que nuestro pecado tarde o temprano nos alcanzara. Números 32:23 dice “Mas si así no lo hacéis, he aquí habréis pecado ante Jehová; y sabed que vuestro pecado os alcanzará”. El pecado de David aunque él estaba tratando de ocultarlo, ya lo había alcanzado. Otra vez, notamos que David astutamente trata de hacer que Urías baje a su casa, el verso 12 nos dice que lo convido a quedarse con él, en el 13 lo convida a comer y beber, embriagándolo pero aun así no logra que Urías baje donde su mujer, pues leemos que fue a dormir con los demás siervos.

Una pregunta sencilla pero además profunda podríamos hacernos hoy: ¿Tenía el rey David la necesidad de estar en esta situación? ¿Entiende usted cuantos problemas le pueda causar el caer en el terrible pecado de adulterio? ¿Ha notado usted cuantas personas han sido afectadas con el problema que comenzó el rey David? ¿Nota usted que esto aun no ha terminado?

III.           David en camino a ampliar su pecado (II Samuel 11:14-25)

Pensar que podemos hacer cosas en contra de la voluntad de Dios sin obtener resultados que nos dañen en contrario a las leyes de Dios. David al no poder concretar su plan malévolo se ve cercado a ir mas allá para encubrir su pecado. David ahora esta peligrando en su reinado, el embarazo de Betsabé está a punto de ser visto por los demás, David podría ser descubierto y perdería toda credibilidad ante sus hombres de guerra, podría ser acusado él y Betsabé de adulterio y ser castigados con la muerte. En aquellos días se juzgaba este pecado con la muerte a pedradas. Es por eso que David esta sin salida, listo a ampliar su pecado, para ello planearía la muerte de Urías.

El verso 14 al 16 nos da la malévola acción del rey. Escribe una carta para su general en batalla, la cual llevaría el mismo Urías, en esa se mandaba, nada más ni nada menos que su muerte. Urías sería enviado al frente y luego seria traicionado por aquellos con quien lucho. Así David termina siendo un asesino y todo comenzó con el pecado de adulterio. En la búsqueda de salvar su reino y su honor ante sus hombres y el pueblo, David había llegado al punto de matar a un inocente hombre con tal de salir liberado de su maldad.

IV.           David y los afectados por su pecado (II Samuel 11:26-27; 12:1-18)

Recuerdo que muchas veces he escuchado la frase, “yo hago lo que quiero con mi vida” y agregan “Ha nadie afecto con esto” sin embargo, cada acción que hacemos fuera de los parámetros establecido por Dios afectaran a terceras personas. Toda mala acción repercutirá en alguna persona en tu alrededor. Las escrituras rápidamente nos dan un resumen de cuantas personas habían sido afectados con una acción que comenzó con un hombre que estaba en el lugar equivocado, viendo a la mujer equivocada y actuando además equivocadamente.

Los versos 26-27 nos dicen que el primer afectado fue Urías con su muerte, la segunda persona fue Betsabé quien perdió a su esposo amado. Recuerde que los judíos tenían un concepto grande del matrimonio y que esta era una institución santa. Betsabé siendo prácticamente forzada por el abuso de autoridad del rey, se ve ahora que dicha acción la llevo a perder a su esposo. Ya no habría sueños ni metas que cumplir con aquel que un día recibió como esposo. En tercer lugar, David fue en realidad el más afectado, dice al final del verso 27 “Mas esto que David había hecho, fue desagradable ante los ojos de Jehová” Dios no estaba contento con las acciones del rey y este pagaría grandemente su falta.

La única cosa que podía hacer el rey David era confesar su pecado y apartarse del. Proverbios 28:13 dice: “El que encubre sus pecados no prosperará; Más el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”