RSR ONLINE

La Misionera del Aire NICARAGUA

Canción actual

Title

Artist

Current show

Current show


¿QUE HACER EN MOMENTOS DIFICILES?

Escrito por el abril 25, 2020

Cuando la muerte llega de manera repentina, no da tiempo ordenar algunas cosas, y deja no sólo el gran dolor por la pérdida del ser querido, sino también la gran responsabilidad de poder cumplir con algunos compromisos que en vida adquirió el difunto.

La pobre viuda de 2 de Reyes 4:1-7, estaba pasando por una dolorosa prueba, con la pérdida de su esposo quedó desamparada, con una gran deuda, y como si esto fuera poco, el acreedor había venido para llevarse como esclavos lo único que le quedaba, sus dos hijos. Es en este pasaje que podemos ver algunos principios de que hacer en momentos difíciles. Espero les sea de bendición.

I. DIRIGIRNOS A LA PERSONA CORRECTA

Una mujer, de las mujeres de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse dos hijos míos por siervos. (2 reyes 4:1)

La viuda en ese momentos de crisis, angustiada y desdesperada se dirigió al profeta Eliseo,  creyendo que Dios podía utilizarlo como un instrumento en sus manos para dar una solución a su problema, ella le recuerda que su esposo era su servidor y quien además era un hombre temeroso de Dios.

Por lo regular, cuando nos vemos en aprieto la tendencia es buscar posibles soluciones para salir del problema: vamos al banco a buscar otro préstamo para saldar el que esta vencido, llamamos a familiares a ver si nos pueden ayudar, vendemos algunas cosas; nos apoyamos en nuestra autosuficiencia, y no dependemos de Dios, y cuando ningunas de nuestras opciones dan resultado, entonces clamamos a Dios por un milagro.

II. PREGUNTAS DE UN DIOS ACCESIBLE

El Dios de lo imposible, también es un Dios accesible, ella sabía que Eliseo era un hombre de Dios y que a través de el, Dios podía operar el milagro que tanto ella anhelaba.  Miren la pregunta de Eliseo—¿Y qué puedo hacer por ti? — (2 Reyes 4:2)

No importa por la situación que estemos pasando, cuando nos acercamos a Dios con un corazón humillado, podemos tener la confianza y esperanza de que El nos atenderá, escuchará y ayudará; no nos va a rechazar ni tampoco a reclamar.

III. NO MIRANDO NUESTRAS CARENCIAS

Declárame qué tienes en casa. Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite. (2 Reyes 4:2b)

Cuando Eliseo le pregunta a la viuda, Dime, ¿qué tienes en casa?, ella inmediatamente le responde Nada, (es muy posible que lo haya vendido todo para tratar de pagar) —, excepto un poco de aceite, realmente ella tenia algo, aunque en ese momento no significara mucho para ella, porque con eso no podía solventar sus deudas.  Impresionante es ver que Dios puede usar aquellas cosas que son insignificantes para nosotros, para operar el milagro.

IV. LA FE Y LA OBEDIENCIA EN ACCION

Y se fue la mujer, y cerró la puerta encerrándose ella y sus hijos; y ellos le traían las vasijas, y ella echaba del aceite. Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: Tráeme aún otras vasijas. Y él dijo: No hay más vasijas. Entonces cesó el aceite. (2 Reyes 4:5-6)

La viuda sin cuestionar al profeta inmediatamente salió corriendo para hacer tal como se le había indicado. Buscó muchas vasijas prestadas, no pocas y Dios realizó el milagro de la multiplicación del aceite en presencia de ella y de sus dos hijos, como consecuencia de su fe y obediencia. Créeme que esos niños no fueron jamás los mismos, su fe en Dios aumento en ese día. Cuando una madre es fiel y obediente a Dios, esto también afectará a sus hijos.

Necesitamos fe y obediencia para poder presenciar el milagro de Dios en cualquier momento difícil que estemos pasando, no importando si nosotros creamos esa situación o no, si nos endeudamos porque no consultamos ni dependimos de Dios, no importa cual haya sido la causa, Eliseo no cuestionó a la viuda, Dios tampoco te cuestiona.

V. UN DIOS ABUNDANTE Y JUSTO

Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede. (2 reyes 4:7)

Finalmente vemos que, Dios le dio más abundantemente de lo que ella hubiese imaginado, la casa de esta mujer se convirtió en un almacén de aceite, a tal grado que tuvo para saldar sus deudas y tenia aceite para comercializar. El estatus de esta viuda cambió, ya tenía el medio para sacar delante a su familia.

En este pasaje no solo apreciamos ver a un Dios abundante sino también justo, ella tenia unas deudas que pagar, Dios provee los recursos para que pudiera cumplir con sus compromisos y así poder librar a sus dos hijos de la esclavitud.

Dios no escatimó a su hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, el pagó el precio de nuestra salvación, para que ya no seamos esclavo del pecado.  Jesucristo es nuestro ayudador y profeta por excelencia, es accesible, dispuesto ayudar a sus hijos y a todo aquel que se acerque con un corazón contrito y humillado; pero es necesario la fe y la obediencia, para poder ver la poderosa mano de Dios obrar en las circunstancias más difíciles de nuestras vidas.

Como batallamos en los momentos difíciles, cuando nuestra solución esta a la distancia de una oración.


Opiniones

Los comentarios están cerrados.


Continuar leyendo