RSR ONLINE

La Misionera del Aire NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Programa actual


Escogiendo y Enviando Misioneros

Escrito por el 10/07/2020

I. Escogiendo a misioneros idóneos

  1. Que estén sirviendo en la obra

Ahora después de haber organizado a nuestra iglesia con una estructura misionera, es tiempo de entrar en la elección de las personas que estarán siendo enviadas. Según los parámetros que encontramos en la Biblia las personas que fueron enviadas, eran aquellas que estaban sirviendo en la obra de Dios. El apóstol Pablo y Bernabé antes de ser enviado estaban  sirviendo en Antioquia. En Hechos 13.1 vemos que ellos eran parte del grupo de maestros y profetas. Timoteo fue otro ejemplo de esto. Pablo lo encontró en Listra (Hch 16:1) y se lo llevo como compañero de milicias, pero solamente hasta que el adquirió experiencia en el servicio es que fue enviado a una misión. Otro caso similar fue Tito.  Si la iglesia quiere ser efectiva en misiones debe de tener cuidado de que el postulante este sirviendo ya en la obra.

2. Que sea un siervo espiritual

La estrategia que uso Jesús antes de enviar a sus discípulos a los campos misioneros nos debe de llamar la atención. Sin duda, Jesús enfatizo la necesidad de una vida espiritual constante. Marcos dice: “Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar”[1] Nótese que primero es “estar con él”, y luego el “enviar”. Lastimosamente este principio no es muy usado en nuestras iglesias, basta con que la persona diga quiero ir y no se evalúa su vida espiritual. Pablo y Bernabé, estaban sirviendo en la enseñanza y la predicación, pero de la mano tenían una vida espiritual de primer orden. Hch 13:1-3 dicen que estaban ministrando, ayunando y orando. El creer que, por las simples motivaciones de una persona de querer servir, sin una vida espiritual profunda no es necesaria, nos llevaría a fracasar en las misiones. Los campos misioneros requieren de líderes espirituales. (Ver Juan 15;  Ef. 6)

II. Preparación del misionero

    1. Preparación bíblica

Los días que vivimos son difíciles y los argumentos alrededor del mundo en contra del cristianismo son cada vez más grande. El llamado de Dios por ejemplo en 3 Pe. 3.15 es “estar preparados para presentar defensa de nuestra fe” en 2 Tim 2.15 la exhortación es a “Presentarnos como siervos preparados que usa bien la palabra de verdad” esta y muchas más citas bíblicas nos dan la base de que se necesita conocer bien la Palabra de Dios para poder ir al campo. Pablo y Bernabé eran los predicadores y maestros de la iglesia de Antioquia y fueron los escogidos por Dios para la obra. No podemos como iglesia negar u obviar esta verdad. Muchos misioneros no son efectivos en los campos porque simplemente no conocer la Biblia. Es por eso, que la Iglesia deberá de preparar a sus misioneros antes de enviarlos con una preparación seria en la Palabra de Dios. La iglesia si cuenta con la capacidad de prepararlo en sus instalaciones se deberá de dar a la tarea de instruirlo. Por otro lado, si no tiene estas condiciones, deberá de enviar a prepararse a un instituto o seminario bíblico.

2. Preparaciones transcultural

De la mano de la preparación bíblica del postulante a misionero, debe de haber una preparación transcultural. Recordemos que el misionero de hoy tiene que cruzar muchas fronteras que le impedirán si no está preparado el hacer efectivamente la misión encomendada. Desde costumbres sociales, idioma, clima, creencias religiosas, en fin, una cantidad de información que el misionero deberá de saber con el fin de poder ser más efectivo a la obra de ir a la obra misionera. Tomando en cuenta esta verdad, el postulante a misiones deberá ser enviado a estudiar esta área, y si es posible la idea debería de enviar a este a un viaje exploratorio hacia la nación en la cual pretender servir.

 

III. Enviando al campo misionero

    1. Procurando campos no alcanzados

Uno de los mayores problemas hoy en misiones, es una marcada falta de comunicación entre las iglesias que están en la obra. Esto ha dado como resultado de que muchos misioneros sean enviados a lugares donde ya hay siervos trabajando. Es por eso necesario buscar campos vacíos para llevar a cabo nuestra labor. Pablo entendió esto, él dijo a los Romanos “Pero ahora, no teniendo más campo en estas regiones”[2] iré a vosotros.  Esto ayudaría a consolidar la obra misionera y a llevarla a ser más efectiva y duradera.

2. Procurando el buen uso de los recursos

Otro de los detalles que serán importantes para la buena realización de las misiones será un buen uso de los recursos que Dios ha dado. El misionero, deberá de tratar de mantener al tanto a su congregación de cómo invierte los fondos en la obra de Dios. Esto ayudara a motivar a la congregación a participar más activamente en misiones. Bien dijo Pablo: “se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel”[3] . Creemos que todos estos pasos nos ayudarían a sacar a la iglesia de su estado de letardo hacia las misiones. Enseñar, Organizar, Guiar y Enviar marcaran la diferencia entre recibir y enviar misioneros al mundo no alcanzado.

[1]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Mr 3.14). Miami: Sociedades Bíblicas Unidas.

[2]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (Ro 15.23). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.

[3]Reina Valera Revisada (1960). 1998 (1 Co 4.2). Miami: Sociedades B??blicas Unidas.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Continuar leyendo

Post Anterior

Con Jesús


Miniatura