RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Jungla Semántica

23:00 23:25

Programa actual

Jungla Semántica

23:00 23:25


¿Soy llamado al liderazgo?

Escrito por el 01/14/2021

Verdaderamente es de suma importancia el establecer líderes (pastores y diáconos) en las iglesias, los cuales, están encargados de dirigirla en amor y sabiduría (1 Pe 5:1-2), sin embargo, en muchas ocasiones los integrantes de varias iglesias hacen una mala elección de aquellos que desean serlo, por lo tanto, esta es una de las causas de que estas iglesias se desvíen del camino correcto que es Cristo, pues no todos los que desean postularse para el oficio cumplen con los requisitos establecidos en la palabra para tener tal responsabilidad en la familia de la fe. (1 Ti 3:1-13, Ti 1:6-9).

A partir de aquí, te estaré haciendo varias preguntas que debes tener en cuenta si ser líder de la iglesia te ha llamado la atención.

  • ¿Deseas ser líder?

Si anhelas ser líder pues ¡te felicito! Eso significa que quieres entregar parte de tu vida a Dios y al servicio de la iglesia. “Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea” 1 Tim 3:1. Esta es una de las cosas que le escribió Pablo a Timoteo para que esté enseñando en la iglesia de Éfeso, para que lleven las cosas de manera correcta delante de Dios.

Ahora bien, por muy lindo que se escuche el decir: “Deseo ser parte del ministerio pastoral de mí iglesia”, no es suficiente, debes cumplir con varios requisitos en algunas áreas de tu vida, las cuales te mostraré más adelante.

  • Requisitos

El primer requisito que escribe Pablo a Tito y a Timoteo es este “Pero es necesario que el obispo sea irreprensible” 1 Ti 3:1, “El que fuere irreprensible…” Ti 1:6. Esto quiere decir que aquél que desea ser obispo (obispo, anciano y pastor son sinónimos de acuerdo a sus funciones) de la iglesia no puede ser acusado de manera exitosa en algunas áreas de su vida, en estas áreas debo ser ejemplo delante de mis hermanos en la fe, estas son:

  • Mi Familia

Esta es el primera área donde debes de poner un ojo, como siervo de Dios debes de cuidar a tú familia y sobre todo dirigirla hacia Dios en cada momento, no es fácil, pero es lo que debes hacer, ahora ¿estás cuidando la integridad de tu familia? ¿Sólo tienes ojos para tu esposa? ¿Tus hijos te son obedientes? si lees “Ti 1:6” te darás cuenta que dice que debes ser “Marido de una sola mujer” no de una a la vez y no lo está diciendo por cualquier cosa, recordemos que debes ser ejemplo de buenas obras, de igual manera, continúa diciendo el versículo “y tenga hijos creyentes, que no estén acusados de disolución ni de rebeldía” esto hace referencia a “1 Ti 3:4-5”. Esto es importante pues tus hijos van a reflejar lo que les has enseñado, si no puedes dirigir de manera correcta a tu familia hacia Dios, entonces no podrás guiar a la familia de la fe.

  • Mis relaciones

¿Las personas con las que interactúo constantemente logran ver en mí la clase de persona que describe 1 Ti 3:2-3 y Ti 1:7-8? Ser siervo de Dios significa negarse a sí mismo (St 4:6) y además, debo tener en cuenta cómo es mi carácter y cómo me ven los demás. Esto no debe ser fingido, pues será peor para ti. Si entiendes esto perfectamente, pues ¡te felicito nuevamente! ahora, por lo demás, te invito a que te comuniques con Dios para que te ayude a formar ese carácter cristiano que es imprescindible para ser uno de los líderes de la iglesia.

  • Mi entendimiento de las escrituras

¿Enseño la escritura de manera correcta? ¿Puedo convencer a los que van en contra de lo establecido por las escrituras? Sin duda alguna, este es el área principal del pastoreado (el enseñar es la diferencia entre el oficio del pastor y el del diácono), pues debo estar en la condición correcta para enseñar, en pocas palabras debo ser apto (Ti 1:9, 1 Ti 3:2).

El pastor enseña diariamente, ese debe ser su fuerte. ¡Si tienes el don de enseñanza debes de desarrollarlo! piensa que mientras van creciendo tus conocimientos bíblicos, el conocimiento de los miembros de la iglesia crece por igual. Si no estoy preparado para enseñar la palabra, en consecuencia, no puedo optar por este oficio.

  • ¿Ahora qué?

Sí has leído esto y crees que cumples con los requisitos, lo primero que debes hacer es orar, pídele a Dios que te de dirección a fin de que te permita prepararte para el oficio. Lo segundo que debes hacer es hablar con los miembros de tu iglesia para que de igual manera estén orando por ti. y lo tercero es comunicarte con el pastor de tu iglesia para que te esté guiando y así te pueda ayudar a ser parte del ministerio.

Si no cumples con los requisitos, descuida, hay muchas otras áreas donde puedes servir con la misma pasión, recuerda que esto es para la obra de Dios y del Señor Jesucristo.

¡Muchas bendiciones!


Jose Rafael Montero Alvarez


Continuar leyendo