RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

EL AMOR QUE VALE

07:00 07:25

Programa actual

EL AMOR QUE VALE

07:00 07:25


Señor estamos agradecidos

Escrito por el 07/04/2021

Introducción:

Hace unos años escuche la historia de un niño huérfano que pedía comida en un restaurante. La hija del dueño le molestaba mucho que todos los días aquel pordiosero llegara a buscar comida, pero lo más le molestaba era que su padre siempre le pedía a la hija que no le diera a comer de las sobras, sino que lo atendiera como a uno de sus clientes.

El tiempo continuo su paso, y el niño pordiosero un día desapareció para alegría de la joven.  Muchos años después, una rara enfermedad afecto la vida de su Padre, los doctores no podían encontrar cual era el problema, poco a poco todos los recursos que se habían sido consumidos, pero la solución al problema no se miraba por ningún lado. El restaurante tuvo que ser cerrado por la misma razón.

Un día, alguien refirió a la joven que había un nuevo hospital en otra ciudad, el cual tenía toda la tecnología y que era posible que ellos encontraran que le pasaba a su padre. El reto era que no tenían dinero, pero la joven se aventuró a llevar a su padre a aquel hospital, llegando fueron recibidos por el mismo dueño, quien pidió que se le atendiera con todos los recursos disponible.

Para alegría de la joven y su papa la enfermedad había sido descubierta y tratada. Llego el día de dar a su padre de alta, ¿Dónde terminaría ella? ¿En la cárcel? ¿Perdiendo lo único que tenían, su casa?La joven con gran temor llego a contabilidad a pedir la cuenta, la cuenta era impagable por lo menos para ella. Pero en ese momento se le pidió entrar en la oficina del dueño. Ella entro, se sentó, no podía levantar la cabeza, el dueño le pidió la factura, la que tomo y partió en pedazos diciendo: LA CUENTA YA FUE CANCELADA.

¿La joven sorprendida pregunto y quien la pago? La respuesta de aquel hombre fue: EL MISMO CLIENTE, hace 20 años por muchos días que me dio de comer como a uno de sus clientes. La joven levanto la cabeza, miro detenidamente la cara de aquella persona, y si, ahora si recordaba el rostro sucio de aquel niño. Sus lágrimas corrieron por sus mejillas. Pero para mayor asombro de la joven, también le extendió un cheque para que pudiera comenzar nuevamente el restaurante, diciéndole, he investigado su situación, creo que con eso podrán comenzar otra vez.

¿Porque el joven actuó de tal manera? Creo que la respuesta es muy sencilla: “GRATITUD”

Así que, hoy quisiera que meditáramos en Juan 12:1-8,  a la luz de ese tema, allí miraremos a cuatro personas que hicieron una cena para Jesús porque estaban agradecidos, entonces meditemos esta mañana bajo el tema: Señor Estamos Agradecidos.

Gratitud: Es ese sentimiento que nos mueve a hacer algo por alguien que nos ha hecho bien.

Según John Piper: Gratitud es una especie de gozo que surge en el corazón como respuesta a la buena voluntad de alguien que trata de hacerle o le hace un favor.

Por otro lado, el Diccionario General de la Lengua Española Vox dice que Gratitud n. f. Sentimiento de estima y reconocimiento que una persona tiene hacia quien le ha hecho un favor o prestado un servicio, por el cual desea corresponderle.

Contexto

Ya estando de acuerdo que significa la palabra gratitud, entremos en las aguas de este pasaje, celebración que sucedió una semana antes de la muerte del Señor Jesús en la cruz del calvario.

Ya en camino a cumplir su misión en la tierra, el Señor Jesús decide entra en una pequeña ciudad ubicada a unos 3 km de distancia de Jerusalén. Casualmente, aquella cuidad era el lugar donde vivían cuatro personas que tenían algo en común: Todos habían recibido un beneficio inmenso de parte de Jesús.

Todo apunta a que se dieron cuenta que Jesús con sus discípulos y una multitud inmensa iban en dirección a su ciudad. Es acá donde estas personas, del mismo modo que el Doctor de la historia, buscan como hacer algo para mostrarle a Jesús que ellos estaban agradecidos. Entremos entonces más de cerca al texto.

Bosquejo:

I. Todos tenían razones para estar agradecidos con Jesús. Vr 1-2.

Simón: Nuestra historia nos ubica en Betania, sin embargo, el relato de Juan omite a la primera persona que tenía razones de sobras para estar agradecidos con Jesús. Su nombre era Simón, su apodo “El Leproso” la cena se realiza en la casa de Simón, el cual había sido sanado de la lepra, lo vemos en Mr.14:3; Mt 26:6.

Aunque los relatos de los evangelios no nos narran su sanidad, si sabemos, por lo que pasa en la historia que había sido sanado por Jesús. ¿Se imaginan a la luz de todo lo que había perdido cuan agradecido estaba Simón con Jesús?

Simón había perdido su vida el mismo día que el sacerdote menciono la palabra impuro. Para ese tiempo la lepra no tenía cura, la ley decía que debía dejar su casa, la ciudad y vivir en alguna Caverna con otros leprosos, luchando con una enfermedad que le comía la piel y buscando como sobrevivir de la caridad del pueblo.

Bueno, Simón está en su casa, se ha topado con otros tres que desean también agradecer al maestro y Simón no perdió la oportunidad. Yo tengo una razón para unirme.

Lázaro: El apóstol Juan nos dice que en Betania estaba Lázaro, el que Jesús había resucitado de los muertos hace unos días. Sin poder hacer nada, Lázaro vio como la muerte le pasaba factura, su día había llegado. El dolor de dejar a sus hermanas solas, lo albergaba, pero ¿Quién puede contra la muerte? Testigo que nos recuerda lo fatal del pecado.

Sin embargo, Jesús llego cuatro días después (Juan 11:38-44) y de una forma maravillosa, después de algunas quejas y de asombros al pedir que se quitara la piedra donde le había puesto, Jesús con gran voz dijo: Lázaro, ven fuera. Para asombro de todos, el muerto que ya hedía salió envuelto en sus vestiduras mortorias, pero con vida.

Este hombre se le había dado el privilegio de volver a vivir, un privilegio que no mucho pueden contar que han recibido. Jesús mostró su poder, para la gloria de Dios Padre y esto creó en el corazón de Lázaro el deseo de mostrar su agradecimiento.

Marta y Maria: No podemos olvidar a las hermanas de Lázaro. Cuando Jesús llegó, ellas estaban en un mar de lágrimas, las invadía la desdicha de pensar que si Jesús hubiera estado allí, eso no hubiera ocurrido (Juan 11:32). Pueden imaginarse lo que representaba en ese tiempo: Solas, sin esposo, sin hermano.

El ambiente era de dolor total, aun Jesús lloro ante la tumba de Lázaro (Juan 11:35) acompañando a aquellas dos mujeres, pero como sabemos, Jesús se glorifico levantando a Lázaro, dándole esperanza a María y Marta. Las lágrimas se habían vuelto en gozo. ¿Entiende porque desearon hacer la cena que hicieron? Gratitud.

Ojo! Es interesante notar que, espiritualmente hablando, Jesús hizo todos los hechos que hizo con estos cuatros, y con los que hemos abrazado el evangelio:  Nos ha sanado del pecado (La Lepra), nos ha resucitado de la muerte espiritual (Ef 2:1) y nos ha restaurado nuestra relación con Dios, pasándonos de muerte a vida.

II. Todos participaron del agradecimiento a Jesús. Vr 2-3.

Cuando nos centramos en el evento que planearon para Jesús, debemos de considerar que no fue algo normal lo he ellos hicieron. Juan nos dice que fue una cena. El termino griego significa un banquete. Piénselo por un momento, era un banquete para Jesús, los discípulos y quien sabe de alguno que se colara de la multitud que le seguía.

Sin embargo, todos participaron en la planeación del evento, donde se iba a hacer, que se iba a brindar y el cómo. Todos invirtieron de su tiempo, trabajo, talentos, pero además de sus finanzas.

¿Se imaginan a Simón? No tengo mucho, pero pueden hacer la actividad en mi casa. Permítanme esa oportunidad por favor. Todo lo perdí con la lepra, pero lo que me ha quedado es la casa, Jesús me la regreso, quisiera que pudiera ser allí.

En la cena misma, el texto nos dice que aparte de todos los preparativos, Lázaro estaba a la mesa, cerca de Jesús. ¿Se pueden imaginar el momento? Los ojos penetrantes en Jesús, las ganas profesar mil palabras por haberle dado una oportunidad más, gracias, maestro.

Por otro lado, es interesante notar, que la Marta a la que Jesús en una visita a su casa le llamó la atención: “Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas” (Lc 10:41), ahora se encuentra participando, no solo de su tiempo, pero alegremente sirviendo al maestro. La carga era grande, pero a la luz de lo recibido de parte de Jesús era nada, ella estaba agradecida.

Por otro lado, vemos a Maria. El texto dice que tiene una libra de perfume de nardo puro, con un valor de 300 denarios o 300 días de trabajo. Muchos comentaristas concuerdan que esos eran sus ahorros y que en vista a que este producto era muy costoso era buena inversión poseer unas cuantas libras. Sin embargo, en un acto de adoración, dada solo a los reyes, Maria, en total agradecimiento a su Señor ungió los pies del maestro y con sus cabellos los enjugo. Agradecimiento, gritaba la escena, agradecimiento. Aquella inversión nunca hubiera sido suficiente y no lo fue, para salvarle la vida a Lázaro. Agradecimiento.

III. Todos se sobrepasaron en el agradecimiento a Jesús.

Quiero llamar su atención a un detalle más. Todos se sobrepasaron en el agradecimiento a Jesús en vista a que vienen de enfrentar grandes gastos. Les explico:

Simón, estaba en proceso de recuperarse económicamente y lo había perdido casi todo. Lázaro y sus hermanas habían gastado en la tumba, sepultura, gastos funerarios generados por la muerte de Lázaro, ósea que, todos vienen de enfrentar gastos, me imagino que se pusieron a considerar: si era posible o sostenible para la económica el embarcarse en un banquete como el que hicieron. Pero a pesar de ello, lo hicieron.

Por otro lado, el texto comienza diciendo que la actividad sucedió seis días antes de la pascua. En ese evento, todas las familias deberían de comprar un cordero para recordar y agradecer la liberación que Dios había obrado con el pueblo de Israel al libertarlos de la esclavitud en Egipto.

La actividad era anual, requerida, esperaba y afamada entre el pueblo judío. Todos comenzaron a organizar esa celebración, ya fuera en casa o viajando a Jerusalén. Jesús iba para Jerusalén casualmente a esas fiestas. ¿Se imaginan que pasaba por la mente de estas cuatro personas agradecidas? El gasto que se avecina en la pascua.

A pesar de eso, nada iba a sacar a estas personas de la meta que se habían planeado. Querían mostrarle a Jesús que estaban agradecidos y las cargas económicas no iban a ser una excusa.

Me imagino que estás pensando ir a meterse en deudas para dar en la congregación. Sin embargo, no creo que esa sea la enseñanza del pasaje. Mas bien, creo que nos enseña que cuando hemos entendido lo que Jesús ha hecho por nosotros, y en tanto se presenta la oportunidad de servirle, podemos actuar con toda libertad, agradecidos por lo que hemos recibido.

IV. Todos los salvos deberíamos de estar agradecidos con Jesús.

A la luz de los beneficios que llevaron a la gratitud a aquellas personas, debemos de considerar que todos esos beneficios, aunque buenos, deseables y placenteros son temporales.

Lázaro volvió a morir y paso a la historia como uno que experimento el ser levantado de entre los muertos, pero que además seria recordado como aquel que vivió dos veces, pero además murió dos veces.

Simón, a pesar de haber restaurado su vida, tal vez su familia y finanzas, un día tuvo que dejarlo todo cuando llego la muerte. Marta y María corrieron la misma suerte y usted y yo vamos por el mismo camino.

Pero hay una cosa que la muerte física no nos puede quitar, y es que Jesús con su sacrificio, hizo posible el perdón de nuestros pecados por medio de su sangre y que esa hermosa verdad la escuchamos por medio de la predicación del Evangelio. El hecho de que Cristo nos haya dado vida eterna es el motivo más grande para estar agradecidos con el Señor.

Concluyendo vemos que el libro a los Hebreos 12:28-29 hace alusión a esto:

Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor.

Los creyentes estamos recibiendo un reino inconmovible, que no se puede destruir, ni perder ni quitar, un reino eterno. Esta verdad nos debería de llenar de gratitud, esa gratitud nos debería de llevar a servir a Jesús. Pero ese servicio debe de ser como a Él le agrada, con temor reverencial, con santidad ante aquel que es santo.

La razón máxima de nuestro agradecimiento es la vida eterna.

La forma visible de agradecer a Jesús es sirviéndole con santidad.

Hermanos, en nuestra historia personal, sin Cristo éramos como el niño mendigo en busca de pan, golpeados por el pecado, rechazados por el mundo. Pero Jesús nos buscó, perdonó, salvó y nos dio vida eterna. LA CUENTA ESTA CANCELADA. Y su pueblo debería de responder: GRACIAS Señor aquí esta mi vida, mi tiempo, mis recursos a tu servicio.

Oremos!!

 

 


Jaime Blandón Olivera

Jaime Blandon es oriundo de Nicaragua, misionero plantador de iglesias. Casado con Jacqueline Guzman, con quien a procreado dos hijos: Jaimeline (9) James (8). Actualmente se desempeña como Director de 516 Now Inc. Posee una licenciatura en Estudios Bíblicos del Rio Grande Bible Institute, MBA con énfasis en desarrollo de Proyectos del EUDE . Actualmente cursa un master en ministerios pastoral en el Midwestern Baptist Theological Seminary. Es uno de los fundadores de Radio Stereo Resurrección.

Continuar leyendo