RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Siempre Amigas

07:40 07:43

Programa actual

Siempre Amigas

07:40 07:43


CAMBIANTE Y PROGRESISTA

Carl Arne Horstran 05/11/2021

[PODCAST]

Nuestra sociedad se evolutiva y progresista. Nos consideramos cambiantes en el sentido más positivo de la palabra. Y qué duda cabe de que se producen cambios. Si hace tan solo 30 años atrás alguien nos hubiese dicho que los televisores serían de dos centímetros de grosor y que los teléfonos los llevaría todo el mundo en el bolsillo ¿quién lo hubiese creído? También hay cambios en terrenos que no están relacionados con la tecnología. Sin la menor duda podemos afirmar que hoy existe una mayor conciencia popular por temas concernientes a la conservación de nuestro entorno, con el llamado calentamiento global, y con todo aquello que tiene que ver con la ecología; palabra que, por cierto, hace unas décadas teníamos que buscar en el diccionario, porque nos sonaba a chino. Me pregunto, entonces, ¿hemos cambiado? ¿el mundo está mejor? Seguramente, sí y no. Las cosas han cambiado en el aspecto de que no son como antes. Sin embargo, en esencia, el ser humano no cambia; no tiene la facultad de cambiar por sí solo. Si cambiar es hacer las cosas de forma distinta, diría que sí hemos cambiado. Si cambiar significa que somos mejores, definitivamente, no. Con toda seguridad, hay quien ahora mismo está pensando en los países en conflicto, en las guerras, pero no necesitamos ir demasiado lejos para entender que la esencia humana no cambia. Por ejemplo, la crisis que hace unos años afectó a los llamados países desarrollados, se originó sin ninguna duda a causa del mal que habita en el ser humano; la avaricia y el deseo desmesurado de poseer es lo que lleva a una situación como aquella. Y por eso estoy convencido de que esta misma situación se volvería a reproducir en cualquier otra época y con diferentes protagonistas, a pesar del progreso que podamos conseguir en el ámbito tecnológico, científico o cualquier otra área. ¿Por qué? Simplemente porque el pecado es una realidad ineludible.

Da igual si crees o no en su existencia, o en la de Dios; las evidencias están ahí. ¿Cómo es que no hemos sido capaces de solucionar temas tan básicos como el hambre existente en el mundo, cuando desde hace al menos cuatro décadas existe una fuerte concienciación sobre esta trágica realidad?

El pecado es un estado que afecta a todo; es una realidad personal de la que nadie se libra. El asunto es tan serio que el propio Jesús dijo: si no os arrepentís, todos acabaréis trágicamente. No lo digo yo. Jesús, la esencia del amor aquí en la tierra, lo dijo así. Porque el amor no es un abrazo o una palmadita en la espalda. El amor es entregarse a fondo con el deseo de procurar lo mejor para otros. Jesús se entregó, le mataron, y fue a causa, precisamente, de ese estado de pecado que tenemos. Rebeldía, apatía, orgullo hacia Dios… Jesús, inocente en todos los aspectos posibles, derramó su sangre, con el único propósito de evitar ese trágico final que nos espera a cada uno.

Yo he podido dar marcha atrás, gracias a él, de ese camino, y ahora tránsito por donde sé que él va. Y algo que me trae gran satisfacción es que conozco el destino final. Hoy es un buen día, una oportunidad única para que también tú te vuelvas hacia él. Él te espera, con el único deseo de poder evitarte un destino que ninguno deseamos. Todos lo merecemos. Ninguno lo queremos. Vuélvete a él; háblale, ámale, él te espera. Soy Carl, hasta siempre.